1973: El año de la rebelión de los tenistas en Wimbledon



1973 fue un año crucial en la modernización del tenis mundial. Tan solo en septiembre del año anterior, se había fundado la Asociación de Tenistas Profesionales (ATP), gremio que buscaba proteger los intereses de los jugadores profesionales luego de que el circuito y los torneos de Grand Slam permitieran el acceso a aquellos tenistas que percibían pagos por jugar. En el segundo semestre del 73, se instauró el Ranking ATP que prevalece hasta hoy. Pero entre la aparición de la asociación y la creación de los rankings, hubo un momento que marcó a fuego el devenir de los jugadores: Un boicot.


El protagonista de esta historia es el tenista yugoslavo Nikola Pilic. En mayo de 1973, “Niki” decidió jugar un torneo profesional de dobles en Montreal, en vez de representar a su país por Copa Davis ante Nueva Zelanda. Los oceánicos se llevaron la serie como visitantes en Zagreb, lo que causó la molestia de… su tío. La Federación Yugoslava de Tenis estaba presidida por el general Dusan Kovac, tío del número uno balcánico. Culparon la derrota ante los kiwis a Pilic, que recibió un buen pago por su participación en Canadá, donde estaba obligado a jugar bajo contrato con un promotor profesional, situación que era común en ese entonces.


Nikola Pilic


En esa época, para ingresar a los torneos de Grand Slam, debías estar en buena relación con la ITF y la federación nacional, y debido a su ausencia copera, esa no era la situación de Pilic. Es más: Su tío lo sancionó con nueve meses sin competir en torneos organizados por ITF (International Lawn Tennis Federation, en ese entonces), lo que incluía a la Copa Davis y los Grand Slams. Debido a que ya había sido inscrito por su federación, Pilic pudo competir en Roland Garros, que iniciaba apenas un día después de la serie con Nueva Zelanda. El croata llegó a la final, donde cayó ante el número dos del mundo, Ilie Nastase.


Luego del Abierto de Francia, la suspensión empezó a entrar en efecto. Y ahí apareció la naciente ATP, liderada por su presidente Cliff Drysdale y el legendario tenista y promotor Jack Kramer. La asociación se cuadró en solidaridad con Pilic, anunciando que boicotearía el campeonato de Wimbledon si la sanción no era levantada. Y el boicot iba en serio, apoyado fervientemente por Arthur Ashe y John Newcombe, y el campeón defensor del torneo Stan Smith (sí, el mismo de la zapatilla), también anunció que si iba el boicot, tampoco jugaría. Wimbledon e ITF ratificaron la suspensión a Niki. La semana previa al campeonato, era de total tensión en los hoteles de Londres.


Abajo: Pilic y Jack Kramer


El boicot y un campeón inesperado

El día miércoles previo al campeonato, el AELTC anunció los sembrados para la edición de 1973 de Wimbledon. Los ocho primeros, en ese orden, eran Stan Smith, Ilie Nastase, John Newcombe, Arthur Ashe, Ken Rosewall, Tom Okker, Marty Riessen y Roy Emerson. Ashe y Smith eran parte del consejo de ATP, por lo cual al día siguiente votarían si se bajarían del torneo o no.


Aparte de los mencionados norteamericanos, la votación incluía a los británicos Mark Cox y John Barrett, el estadounidense Jim McManus y los directivos Kramer y Drysdale. Smith, campeón defensor, votó en contra del boicot, al igual que los ingleses. Ashe, activista como siempre, votó a favor, al igual que McManus y Kramer. Empatados a 3, todo quedaba en manos del presidente de ATP, Cliff Drysdale, que se abstuvo. Por reglas de ATP, un empate significaba que la moción era aprobada. El boicot iba.


Durante ese fin de semana, 81 jugadores se restaron del torneo en protesta a la suspensión a Nikola Pilic. Entre ellos, estaban los chilenos Jaime Fillol y Patricio Cornejo, además de doce de los 16 sembrados. El local Roger Taylor y el australiano Ray Keldie jugaron de todos modos y fueron multados con dos mil libras por la ATP. Ilie Nastase, campeón de Roland Garros, intentó persuadir a la asociación esgrimiendo que recibió órdenes directas del dictador Nicolae Ceaucescu para jugar, pero también fue multado.


Con ello, los primeros cuatro sembrados eran Nastase, Jan Kodes, Roger Taylor y Alex Metreveli. El cuadro había sido completado con 50 lucky losers y 28 qualys. El resto de jugadores eran estadounidenses que aún eran universitarios, jugadores que no formaban parte de la asociación, como Jimmy Connors o Bjorn Borg, viejas glorias como Nicola Pietrangeli o Neale Fraser y aquellos que representaban a países al este de la Cortina de Hierro.


La gran sorpresa del torneo fue el estadounidense Sandy Mayer, que acababa de graduarse de la Universidad de Stanford. Venció a Nastase en octavos y al alemán Jurgen Fassbender en cuartos, para caer ante el soviético Metreveli en la semifinal. Jimmy Connors fue vencido en la ronda de los ocho mejores por Metreveli. Por el otro lado del cuadro, un muchachito de 17 años sorprendía al mundo del tenis: Björn Borg. El sueco llegó a los cuartos de final, donde perdió en cinco sets por el local Roger Taylor. El británico fue derrotado por Jan Kodes en la ronda de 4. Kodes, doble campeón de Roland Garros, era un arcillero por excelencia, y pese a que era el segundo sembrado, si el boicot no se llevaba a cabo, poco y nada iba a hacer contra el poderío de los australianos.

Björn Borg a los 17 años


La final entre dos jugadores del este de la Cortina de Hierro, fue un duelo muy extraño. Originalmente, Alex Metreveli iba a ser el sembrado 13 y Kodes el número 15. El checoslovaco Kodes venció sin inconvenientes a Metreveli, por 6-1, 9-8 y 6-3, para levantar su tercer y último título de Grand Slam. Antes de la aparición de Ivan Lendl, Kodes era considerado como el mejor tenista checo de todos los tiempos.

Alex Metreveli y Jan Kodes


Para muchos, el boicot de ATP marcó el poder que tenían los jugadores para no depender más de sus federaciones y tomar sus propias decisiones. Y así fue: Este hecho sin precedentes hizo que la sanción a Pilic fuera reducida a un mes, por miedo a que se repitiera la misma situación en el US Open.


¿Qué pasó con Pilic?

Niki Pilic volvió a jugar tras Wimbledon y llegó a los Cuartos de Final del US Open de ese año, derrotando a Borg en octavos y cayendo con Jan Kodes en la ronda de los 8 mejores. Se retiró a finales de los 70s. Luego de su carrera como tenista, se convirtió en entrenador, abriendo su propia academia cerca de Munich. Allí alcanzó fama primero como el formador de Michael Stich, entrenador de Boris Becker y luego como el capitán de Copa Davis de Alemania que ganó la ensaladera en tres ocasiones. También vio cómo la dupla alemana de Stich y Becker ganó el oro olímpico en Barcelona 1992.

En 1997 dejó la capitanía alemana y en el año 2000 se convirtió en el entrenador de Goran Ivanisevic, oriundo de Split, la misma ciudad en donde nació Pilic. Durante ese tiempo, un niño proveniente de Belgrado llegó a su academia, un tal Novak Djokovic. El hoy número uno del mundo considera a Niki como su padre tenístico. Pilic formó a Nole en Alemania y lo convirtió en la superestrella que es hoy. Durante esos años en la academia de Pilic, Djokovic conoció a su primer gran ídolo, el buen Goran y desarrollaron una amistad que hoy tiene al gigante croata como el entrenador del actual campeón de Australia y Wimbledon.


Pilic vio como Ivanisevic conseguía de manera épica el título de Wimbledon en 2001 desde el box de entrenador, mismo tiempo en el que asumió la capitanía de su tierra natal, Croacia. Junto con su pupilo del circuito, esa misma temporada ascendieron al Grupo Mundial, y en 2005, ganó la Copa Davis frente a Eslovaquia. Pilic, junto a sus jugadores titulares, Ivan Ljubicic y Mario Ancic, en un gesto de clase total con el mítico zurdo, ya retirado de la actividad, lo nominaron para aquella final en Bratislava, y así Goran pudo levantar la Ensaladera.

Años más tarde Pilic asumiría un rol de vice-capitán en Serbia, gracias a la estrecha relación con su pupilo Novak Djokovic. Era él quien hacía las nóminas, pero como ya había representado a Alemania y Croacia anteriormente, no podía sentarse en la silla. En 2010 Serbia ganó la Davis y Nikola Pilic se convirtió en el único hombre en ganar la Copa Davis con tres países diferentes. Al igual que los jugadores, se rapó la cabeza tras vencer a Francia en la final.





0 vistas

© 2020 SÉPTIMO GAME.