Alejandro Tabilo avanzó a los octavos de final del Challenger de Lima




Alejandro Tabilo debía enfrentar al jugador Andrej Martin en la primera ronda del Challenger de Lima, pero los inconvenientes con el vuelo que tuvo el tenista eslovaco para llegar a la ciudad peruana lo llevaron a borrarse del cuadro principal.


De esta forma, el tenista nacional (175°) se enfrentó al Lucky Loser Sergio Galdos (1906°), a quien venció por 6-2 y 6-1 en un duelo que se prolongó por 1 hora y 8 minutos.


Tras un error no forzado de derecha de Galdos, el tenista chileno quebró en el primer juego del encuentro. Después, ratificó la ruptura sin problemas.


En el cuarto juego, revirtió un 15-40 para adelantarse por 3-1 y en el siguiente game se quedó por segunda ocasión con el saque de su rival. Luego de mantener esta ventaja, Tabilo se adjudico la primera manga por 6-2, parcial en el que ganó el 73% de los puntos disputados con su primer servicio y concretó 3 aces.


Al igual que en el set inicial, en la segunda manga Alejandro Tabilo dominó regularmente los intercambios y estuvo muy sólido desde el fondo de la cancha. En esta instancia, quebró tres veces el saque de Galdos: en el primer, tercer y séptimo juego.


Dichas rupturas, le permitieron al jugador nacional generar una diferencia considerable para ganar el parcial definitivo por un contundente 6-1.


En octavos de final, Alejandro Tabilo se enfrentará a Nicolás Álvarez (350°), jugador que venció en la primera ronda a Nicolás Jarry.


"Fue un día muy raro"


Después de su victoria, Alejandro Tabilo conversó con Séptimo Game y analizó el encuentro de primera ronda. “El partido fue más o menos cómodo, pude practicar algunas cosas que hemos estado trabajando con Guille Gómez. En el primer set, empecé un poco apretado y él estuvo en un buen nivel. Después, solté y traté de pegar a full, no importaba si caía adentro o se iba un poco larga, quería practicar presionando y pegándole a la pelota. Ese fue uno de los focos más importantes”, comentó.


Además, narró la incertidumbre que tuvo al no conocer si Andrej Martin iba a ser finalmente su rival. “Fue un día raro, porque no sabíamos si iba a llegar o no. Estábamos viendo quién me podía tocar. Después, vimos que entró Echazú contra Carballés Baena, porque Mena se había bajado y ahí ya sabíamos que si no era Martin era Galdos, así que ahí empezamos a analizar un poquito. Muy raro, no sabíamos si iba a llegar a último minuto, pero contento por sacar el partido adelante y ya enfocado en el duelo de mañana contra Álvarez”, finalizó.

461 vistas0 comentarios