Boris Becker fue condenado a dos años y medio de prisión por ocultar su patrimonio



El histórico tenista alemán Boris Becker pasa por su peor momento. El alemán fue declarado culpable de ocultar patrimonio monetario luego de declararse en bancarrota en 2017, con la finalidad de evitar pagar sus deudas. Este viernes, el triple campeón de Wimbledon recibió su sentencia, la cual corresponde a dos años y medio de prisión, debiendo pasar la mitad de ese periodo en cárcel.


Becker, de 54 años, fue acusado de transferir cientos de miles de libras desde su cuenta comercial, además de esconder propiedades, sus trofeos de Wimbledon y su medalla de oro olímpica obtenida en Barcelona 1992. El 8 de abril, el germano fue declarado culpable, y hoy asistió a la corte para recibir su sentencia, acompañado por su pareja y su hijo.


Durante la sentencia, la jueza Deborah Taylor, describió la situación del ex tenista: "Tomo en consideración lo que se ha descrito como su caída en desgracia. Usted perdió su carrera, propiedades y reputación a causa de su bancarrota. Sin embargo, no ha mostrado remordimiento, aceptación de su culpa e intentó distanciarse de su delito o su quiebra. Mientras acepto su humillación como parte de estos procedimientos, no ha habido humildad".


"Boom Boom", quien en sus mejores años como tenista, llegó a ganar alrededor de 50 millones de dólares en prize money y auspicios, fue apuntado por la fiscalía de actuar de forma deshonesta, y que aún buscaba culpar a terceros por sus actos, viviendo de forma lujosa.


Durante el juicio, Becker indicó que las razones para declararse en bancarrota fueron las largas sumas que debió pagar en un divorcio, y deudas una vez retirado como tenista. No obstante, la jueza enumeró las propiedades que el alemán no declaró con el fin de evitar pagar deudas que adquirió tras solicitar préstamos en 2013 y 2014, tales como su departamento en Londres o su propiedad en Leimen, su ciudad natal en Alemania.


Foto: Adrian Dennis / AFP

182 visualizaciones0 comentarios