Cerúndolo y su gran final de temporada: "Me siento más profesional que antes"




La gran revelación del circuito Challenger en la temporada 2020 fue sin lugar a dudas el argentino Francisco Cerúndolo. Compartiendo su carrera tenística con los estudios de Economía en la Universidad de Palermo, y fresco de ganar tres títulos de la categoría (Split, Guayaquil y Campinas) en los últimos dos meses, el actual 139 del mundo atiende a Séptimo Game para conversar sobre su presente y sus metas para 2021.


Finalizaste la última parte del año con tres títulos. Pero más allá de eso, mostraste un gran nivel en la larga lista de partidos que jugaste. ¿Cómo conseguiste esa regularidad en este período de tiempo?


Creo que ese gran nivel que tuve me llevó a ganar los títulos. Detrás de ese gran nivel trabajé duro, este mes que estuve en Argentina antes de viajar a estos tres torneos, con Wally (Grinovero) nos preparamos muy bien, hicimos una muy buena puesta a punto para llegar preparados y creo que esa fue la clave para esta última gira. Y con respecto a Europa, la consistencia, el seguir a pesar de que en los primeros torneos no me fue bien. Seguí trabajando y los resultados se fueron dando, porque venía jugando bien. Esa fue una de las claves; el trabajo, ya que estaba jugando bien antes de la pandemia, pero con trabajo esto se vuelve una regularidad y no un resultado esporádico.


¿Cuál fue el principal cambio, dentro o fuera de la cancha, para conseguir tu máximo rendimiento en esta parte de la temporada?


Antes de la pandemia venía jugando a un gran nivel. Me cortó el ritmo, pero ya me sentía jugando muy bien, había ganado un M25, jugué el ATP de Buenos Aires y perdí en el tercero con (Laslo) Djere. En la pandemia estuve entrenando físico en casa, después me fui a la gira europea con expectativas bajas, porque no había podido entrenar mucho. En los primeros torneos no me fue bien, pero seguí trabajando a pesar de que los resultados no eran lo que quería, y terminé la gira con un torneo. Cuando volví trabajé muy duro, ya que la confianza la había traído de vuelta para preparar esta gira. Uno de los grandes cambios fue la cabeza, estoy más concentrado dentro de la cancha, creo más en mi mismo, que es clave, y la ayuda de mi entrenador, mi familia y de quienes me rodean, me ayudan a tirar para adelante. Me siento más profesional que antes.


Sobre tu entrenador, Wally Grinovero, ¿Cómo ha sido la relación hasta ahora y cuánto influye en tus buenas actuaciones?


Con Wally empezamos a entrenar en diciembre del año pasado con la pretemporada. La relación es muy buena, es un entrenador que tiene mucha experiencia, me sabe aportar esa experiencia que tiene de entrenar a jugadores que tuvieron ránkings muy buenos, y por suerte tenemos una muy buena relación. Sabe cómo tratarme, cómo entrenarme, dentro y fuera de la cancha, y eso es clave, el que haya una buena química para que un jugador pueda rendir al máximo. Estamos haciendo un gran trabajo y estoy muy contento de tenerlo a mi lado, para seguir creciendo como jugador y como persona.


Hace un par de temporadas, Cristian Garin tuvo una actuación similar ganando tres Challengers en la parte final del año, y luego escaló al Top 20. ¿Cuáles son tus aspiraciones de cara al futuro?


Todavía no me he puesto ningún objetivo, acabo de terminar el año 139 del mundo, algo increíble para mí. No me esperaba ganar tres Challengers, y ahora la semana que viene, cuando arranque la pretemporada, ahí vamos a conversar con Wally, mis papás, mis preparadores físicos y todo mi equipo para sentar algunos objetivos. El año que viene me gustaría poder entrar al Top 100 y poder afirmarme en las Qualys de ATP, algunos cuadros, mientras voy mezclando con los Challengers.


Sin ser una potencia mundial como Italia o Francia, que tienen muchísimos más recursos, Argentina siempre tiene tenistas en la élite y bordeando el Top 100. ¿Por qué crees que sucede esto?


Creo que Argentina tiene grandes entrenadores, grandes escuelas y profesores en todo el país. Eso hace que siempre salgan buenos jugadores desde todas partes. Hoy en día no tenemos tantos recursos como los europeos o estadounidenses, que pueden hacer más torneos y apoyar a más jugadores a lo largo de sus carreras, pero Argentina siempre tiene buenos formadores, lo que hace que salgan buenos jugadores. El argentino tiene una capacidad de lucha, una garra muy grande, cosa que pocos países tienen. Ahí podemos sacar una ventaja, ya que tenemos siempre viajes largos, estamos lejos de todo. El argentino siempre lucha por su sueño, cosa que capaz en otros países y otros jugadores lo tienen todo más fácil y no terminan esforzándose tanto.


¿Cómo tomas de ejemplo lo que realizan Nadia Podoroska y Diego Schwartzman para tu futuro?


Lo que viene haciendo el Peque en los últimos años es impresionante. Es un jugador con una capacidad mental increíble y tenísticamente también. Y lo que hizo Nadia este año, y el año pasado, también es algo espectacular y para felicitarla. El tenis femenino hoy en Argentina no estaba muy bien, y ella lo pudo levantar muchísimo. Es una gran jugadora y eso potencia mucho al tenis, tanto el Peque para el masculino y Nadia para el femenino para todo el país y para los jóvenes como yo, y los que vienen más abajo para creer, luchar por sus sueños y aspirar a ser un gran jugador.


En paralelo estudias online, y estuviste seis meses en College en South Carolina. ¿Recomiendas la opción de hacer la vuelta larga, en el sentido de estudiar y luego dedicarte al tenis? Tal como lo hicieron Anderson, Norrie e Isner.


Todo depende del jugador. Si sientes que a los 18 años tienes un gran nivel y te ves que vas a pasar los Futuros y Challengers de una manera bastante rápida para asentarte en el ATP, te diría que no estudies. Pero si no te sientes tan confiado o capacitado para pasar los Futuros, que son la etapa más difícil, más costosa, donde menos dinero generas y donde hay más jugadores, un College te podría ayudar a formarte como jugador, a crecer mentalmente, a madurar y aparte tendrás un título universitario.


Si pudieras elegir un deseo de aquí a un año, ¿Cuál sería?


Sería poder terminar el 2021 en el Top 100. No sé en qué ránking, pero dentro del Top 100. Me encantaría.


Y si tuvieses que definir a Fran Cerúndolo como tenista, ¿Qué dirías?


Un jugador que le gusta ser agresivo, que le gusta dominar con la derecha, tratar de siempre estar en ataque y cerrar los puntos en la red, variar con drop shots. También lo defino como un contragolpeador bastante bueno, y algo que le destaco hoy en día es su capacidad mental, cosa que mejoró muchísimo y que antes era uno de sus puntos débiles. Eso le ayudó a ganar más y mejores partidos con más frecuencia. Esas son las claves de Francisco, un jugador muy inteligente, que sabe mirar y entender bien el juego.

225 vistas0 comentarios

© 2020 SÉPTIMO GAME.