Cuatro medallas y dos abanderados: Los siete Juegos Olímpicos con presencia chilena en el tenis



En siete días más se dará inicio al evento de tenis de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 en el Coliseo Ariake de la capital de Japón, y el tenis chileno tendrá participación de la mano de Tomás Barrios, quien aseguró su cupo con la medalla de plata en los Juegos Panamericanos de Lima 2019, y mantenerse entre los 300 mejores tenistas del mundo para Roland Garros 2021.


Con el chillanejo, serán los octavos Juegos con presencia nacional en el tenis, que datan desde 1924, y que le han entregado cuatro medallas a Chile, siendo el deporte que más preseas ha obtenido, incluyendo los dos únicos oros en su historia olímpica. ¿Quiénes estuvieron antes que Barrios?


París 1924: Luis Torralva y Domingo Torralva - Singles y Dobles masculino


Los hermanos Torralva fueron los pioneros en la era amateur del tenis chileno. Fueron los primeros en llegar a Roland Garros, los primeros en jugar una serie de Copa Davis y también los primeros en ir a unos Juegos Olímpicos.


En París, ambos cayeron en sus estrenos en la competencia individual: Domingo Torralva cayó en la primera ronda contra el español Eduardo Flaquer por 6-4 3-6 6-0 y 6-0, mientras que Luis avanzó por walkover en aquella instancia, donde debía medirse con el portugués Antonio Casanovas. En segunda ronda, perdió en un apretado encuentro frente a uno de los legendarios Cuatro Mosqueteros de Francia, Jean Borotra, por 9-7 7-5 y 7-5.


En Dobles, los chilenos ganaron su encuentro debut ante los rumanos Gheorghe Lupu y Alexandru Roman por 7-5 6-2 y 6-3, para inclinarse en la siguiente ronda ante los sudafricanos Jack Condon e Ivie Richardson por 6-2 6-1 4-6 y 6-2.



Barcelona 1992 - Paulina Sepúlveda - Singles femenino


La primera presencia del tenis nacional en unos Juegos Olímpicos tras 68 años (el deporte abandonó el programa olímpico en 1924, volvió como demostración en 1968 y 1984 y retornó oficialmente en Seúl 1988), fue producto de Paulina Sepúlveda, quien junto a Paula Cabezas consiguió la clasificación al Grupo Mundial de la entonces Fed Cup en esa temporada.


La nacional cayó en la Ciudad Condal en la primera ronda, ante la italiana Sandra Cecchini, por 6-2 y 6-3.


Atlanta 1996: Paula Cabezas y Bárbara Castro - Dobles femenino


Luego de la baja de Marcelo Ríos, número 10 del mundo en ese entonces, con el fin de privilegiar su calendario, la presencia nacional en el tenis en Atlanta recayó en las doblistas Paula Cabezas y Bárbara Castro, que ese año ganaron el Grupo 1 Americano de la entonces Fed Cup y cayeron ante Croacia en el repechaje del Grupo Mundial 2.


Poseedoras de una Wild Card, las nacionales cayeron en su estreno en el cuadro de duplas de Atlanta, ante las húngaras Virag Csurgo y Andrea Temesvari, por 6-4 1-6 y 6-3.



Sydney 2000: Marcelo Ríos y Nicolás Massú (Abanderado) - Singles y Dobles masculino


Tras no ir a Atlanta, Sydney vio al Chino ir por primera y única vez a unos Juegos Olímpicos. Como ex número uno del mundo, y con Iván Zamorano compitiendo en Melbourne, Ríos iba a ser el abanderado en Australia, sin embargo, tras un conflicto con el Comité Olímpico al no conseguir entradas para sus padres para esa ceremonia inaugural, desistió de dicho honor, que recayó en un joven Massú de apenas 20 años, y que por ahora nada hacía presagiar que su historia con esta competición quedaría marcada para siempre.




En la competencia, Ríos era el duodécimo cabeza de serie del cuadro, y debió enfrentar en el debut al argentino Mariano Zabaleta, uno de los protagonistas de los 'sillazos' del Parque O'Higgins en abril de ese año. Luego de tener el partido en sus manos y haber pedido incluso una bandera chilena para celebrar, finalmente fue el trasandino quien salió vencedor tras imponerse por 6-7 6-4 y 7-5.





Por su parte, Massú se transformó en el primer chileno en ganar un partido de singles en unos Juegos Olímpicos, al vencer en su debut por 6-2 y 7-6 al checo Slava Dosedel. En la segunda ronda, el viñamarino perdió con el octavo sembrado, el español Juan Carlos Ferrero, por 6-4 y 7-6.


En dobles, Massú y Ríos se despidieron en el estreno en dobles ante los coreanos Hyung Taik Lee y Yoon Yong Il por 6-3 y 6-4.


Atenas 2004: Fernando González (bronce y oro) y Nicolás Massú (dos oros) - Singles y Dobles masculino


Los Juegos Olímpicos de Atenas quedaron marcados a fuego por la épica semana del Nico y del Feña. Ambos llegaban como cabezas de serie (Massú 10 y González 16) y pasando por un buen momento.


Sin embargo, dado que la cita olímpica entregaba por primera vez puntos para el ranking ATP, hizo que prácticamente todos los grandes jugadores, con la excepción de André Agassi, campeón en Atlanta 1996, tuvieran la intención de viajar a tierras helénicas. Roger Federer, Andy Roddick, Tim Henman y Marat Safin, eran señalados como los principales candidatos al oro en individuales, mientras que en dobles estaban los hermanos Bob y Mike Bryan.


El primero en saltar a la cancha fue González, que venció de manera sólida al local Konstantinos Economidis por 7-6 y 6-2, mientras que en dobles, la dupla nacional derrotaba a los bahameños Mark Knowles y Mark Merklein por 7-5 y 6-4. El día lunes, Massú debutaba en individuales, contra un rival de altísimo nivel: El triple campeón de Roland Garros y ex número uno del mundo, Gustavo Kuerten, de Brasil. Con gran parte del público en contra y en un partidazo, el Vampiro venció al legendario tenista de Florianópolis por 6-3 5-7 y 6-4.


En la segunda ronda, ambos chilenos no tuvieron mayores inconvenientes en superar a sus oponentes. Massú derrotó por 7-6 y 6-2 al estadounidense Vincent Spadea, mientras que González se impuso por 7-5 y 6-2 al coreano Hyung Taik Lee. En dobles, avanzaron a Cuartos de Final tras derrotar por 6-3 y 7-6 al binomio argentino compuesto por Gastón Etlis y Martín Rodríguez. Ese día, cayó el máximo favorito: Roger Federer, que podía cruzarse con Massú en una hipotética semifinal.


Sin embargo, a medida de que pasaban rondas, los desafíos eran más complicados: En una larguísima jornada, Massú derrotó en un extenuante duelo de más de tres horas al ruso Igor Andreev, por 6-3 6-7 y 6-4. En la parte baja del cuadro, Andy Roddick, número dos del mundo, vigente campeón del US Open y reciente finalista en Wimbledon, se cruzaba en el camino de González. Feña jugó uno de los mejores partidos de su carrera para despachar al oriundo de Nebraska, quebrándole dos veces para derrotarlo por un doble 6-4. Esa misma noche, Massú, González y sus entrenadores, Patricio Rodríguez y Horacio de la Peña, se preguntaron: ¿Vamos por el dobles también o nos enfocamos solo en singles? - Y la respuesta fue clara: Ir por todo. En Cuartos de duplas estaban los principales favoritos, los hermanos Bob y Mike Bryan, quienes plantaron una muralla en la red, la cual fue demolida a cañonazos desde el fondo de cancha de parte del binomio nacional, que ganó por 7-5 y 6-4.


Ya en la pelea por los duelos por medalla el día jueves, a la misma hora jugaban Massú en la cancha principal, y González en una cancha lateral, frente a los jugadores mejor ranqueados que quedaban: el español Carlos Moyá y el francés Sebastien Grosjean, respectivamente. El Nico jugó un enorme primer set, y aguantó la arremetida del mallorquín en la segunda manga para derrotarlo por 6-2 y 7-5 con un passing shot con la raqueta cortada en match point, mientras que Feña se impuso por 6-2 2-6 y 6-2 al galo. En una fría noche ateniense, en semifinales del dobles tenían en frente a los potentes sacadores croatas Ivan Ljubicic y Mario Ancic, en lo que fue una durísima batalla. 7-5 4-6 y 6-4 fue el triunfo de los chilenos, que se iban a dormir asegurando al menos un bronce en singles, y la plata en duplas.



Nuevamente jugando a la misma hora, el viernes fue un día de dulce y muy, muy amargo. Por un lado, Massú supo descifrar en el primer set el saque y red del estadounidense Taylor Dent, para triunfar por 7-6 y 6-1 y dar el primer paso hacia una final chilena. Mientras tanto, González dominaba al también norteamericano Mardy Fish, pero estando set arriba, se torció su tobillo derecho, lo que mermó sus chances de victoria. El estadounidense venció a 'Mano de Piedra' por 3-6 6-3 y 6-4 en lo que según confesión propia, fue uno de los peores días en la carrera de Feña.


Pese a ese triste final de viernes, aún quedaba tenis, y especialmente para Fernando, que debía jugar el partido por el bronce en el primer turno del sábado en la cancha central, y posteriormente unir fuerzas junto a Massú en la final por el dobles. Tras los dos primeros sets en esa definición del tercer lugar frente a Taylor Dent, González llegó a sacar por el partido en 5-4 del tercer parcial, pero fue quebrado, y tuvo match points en contra estando 13-14 en el tercer set, y ganó los siguientes tres games para asegurar la tercera medalla de Chile en esos Juegos, por 6-4 2-6 y 16-14, en más de tres horas de partido. Restaba conocer de qué metal serían las dos siguientes.


En la final por el dobles, tenían en frente a los alemanes Nicolas Kiefer y Rainer Schuettler, que estaban frescos, frente a un González físicamente al límite y un Massú que aún debía jugar la final de singles al día siguiente. Pese a ello, los chilenos arrancaron de la mejor manera, con set y quiebre arriba, pero comenzaron a sentir el rigor de todas las horas en cancha y llegaron con mucho esfuerzo 1-2 en sets al tiebreak del cuarto set. Nico y Feña llegaron a estar 0-4 y luego 2-6, con cuatro match points en contra, que a punta de corazón, atrevimiento para arriesgar y un par de errores garrafales de los germanos consiguieron remontar de manera épica un partido que tenían absolutamente perdido. El quinto set iba a ser para la dupla que deseara más esa medalla de oro, y los chilenos llegaron a estar tres veces quiebre arriba, e incluso dieron vuelta un 1-3, sirviendo Kiefer, quien era el mejor de la cancha hasta el tiebreak. Finalmente, en el décimo juego y al tercer match point a favor, una devolución larga provocó un abrazo que se hizo sentir en todo Chile: 6-2 4-6 3-6 7-6 y 6-4 fue el marcador que le entregó al país su primera medalla de oro olímpica.




Pero los festejos no terminaban ahí, ya que González debía ir a recoger su bronce del singles, y Massú iba a la caza de un segundo e inédito oro en la historia del tenis olímpico masculino en la era Open frente a Mardy Fish. El trámite fue similar a la final del dobles, con un Nico que arrasó en el primer set, pero que sentía el agotamiento de toda la semana. Hasta que un cobro del juez suizo Andreas Egli en el cuarto parcial, con el chileno 1-2 en sets abajo, cambió el partido. El árbitro cantó como bueno un servicio de Fish que era claramente ancho, y el enojo de Massú se hizo notar con un muy chileno "fue así de mala, así de mala hueón". De ahí en más, el viñamarino tomó el control del duelo, corriendo cada pelota como si fuera la primera ronda frente a Guga, y consiguió colgarse su segunda medalla de oro olímpica en menos de 24 horas, tras un triunfo por 6-3 3-6 2-6 6-3 y 6-4 en cuatro horas de juego. Curiosamente, Nico llegó a Atenas sin haber ganado ningún partido en cancha rápida en toda la temporada 2004.





Beijing 2008: Fernando González (Abanderado, plata) y Nicolás Massú - Singles y dobles masculino


Los héroes de Atenas llegaron a China con realidades opuestas: Massú pasaba por un bajón que lo tenía fuera del Top 100 e ingresando producto de una Wild Card como antiguo campeón olímpico (regla que se oficializó posteriormente y se extendió también a los campeones de Grand Slam), mientras que González era de manera prácticamente indiscutida, la principal figura del deporte chileno en ese momento, y portó el estandarte nacional en la ceremonia inaugural, habiendo llegado en ese lapso entre Grecia y China al puesto 5 del mundo y a una final de Grand Slam, y actualmente acechaba un regreso al Top Ten.





El Bombardero arrancó su participación de manera tranquila ante el chino Peng Sun, triunfando por un doble 6-4, mientras que Massú derrotó por 6-4 y 7-5 al belga Steve Darcis. Sin embargo, en dobles, los campeones defensores cayeron de forma sorpresiva ante los rusos Dmitry Tursunov y Mikhail Youzhny, por 7-6 y 6-4.


Mientras que González superó cómodamente a un joven croata Marin Cilic por 6-4 y 6-2, Massú se despedía de sus terceros Juegos Olímpicos tras inclinarse por 7-6 y 6-1 a manos del argentino David Nalbandián. Feña siguió avanzando de gran manera, y en Octavos aplastó al belga Olivier Rochus por 6-0 y 6-3, y después en Cuartos de Final al francés Paul-Henri Mathieu por un doble 6-4, para alcanzar semifinales en dos Juegos Olímpicos consecutivos, siendo el primer tenista desde el retorno del deporte blanco al programa olímpico en conseguirlo (posteriormente lo hicieron Novak Djokovic, Andy Murray y Juan Martín del Potro).


En semifinales, Feña nuevamente se enfrentaba a un estadounidense. Pero en esta ocasión se trataba de quizás su principal rival en el circuito: James Blake, quien venía inspirado tras su triunfo en Cuartos sobre Roger Federer. En aquel encuentro, llovieron palos por ambos lados, y tras dos sets muy parejos, Blake dispuso de tres match points en el tercer parcial con González sirviendo 5-6 0-40, pero un gravísimo error no forzado del norteamericano, con el nacional prácticamente batido, y dos derechazos contundentes de Mano de Piedra, volvieron a poner las tablas en el asunto. Después, hubo una jugada polémica, con un tiro de Blake que dio levemente en la raqueta de González y se fue largo, que el neoyorquino nunca le perdonó. Finalmente, en el decimonoveno juego, el chileno quebró para posteriormente sellar un sufrido triunfo por 4-6 7-5 y 11-9, con un Feña emocionado hasta las lágrimas. El Bombardero finalmente superaba esa fatídica torcedura de tobillo de Atenas, e iba por el oro.


Sin embargo, al otro lado de la cancha en esa final estaba el mejor del mundo en ese momento, Rafael Nadal, reciente campeón de Wimbledon y quien tenía asegurado aparecer al día siguiente como el nuevo número uno del planeta. El manacorí fue superior a González, que tuvo en su mano un set point en el tiebreak del segundo set, pero que no pudo capitalizar. Finalmente, el español se quedó con el oro tras ganar por 6-3 7-6 y 6-3. El premio de consuelo para el nacional fue convertirse en el primer y único chileno en conseguir medallas en dos Juegos Olímpicos diferentes. La plata de Gonzo es hasta ahora, la última presea olímpica de Chile.





Río de Janeiro 2016: Julio Peralta y Hans Podlipnik - Dobles masculino


Luego de una gran temporada 2015, tanto Julio Peralta como Hans Podlipnik consiguieron llegar al Top 100 en Dobles, y se estrenaron como dupla en Copa Davis 2016 con una cómoda victoria ante República Dominicana. Si bien, aún estaban lejos de la clasificación, la presentación de ambos en el torneo por equipos daba para ilusionar con decir presente en Río.


Finalmente, ambos llegaron a Brasil gracias a un cupo entregado por ITF, aunque el sorteo no les fue favorable: En el estreno estaban los potentes sacadores Jack Sock y Steve Johnson, en una cancha muy rápida. Finalmente, los potentes tiros de los estadounidenses acabaron con las esperanzas de los chilenos, que cayeron por un doble 6-2.



Fotos: El Mercurio / Historia del Tenis en Chile 1882 - 2006 / Getty Images / Comité Olímpico de Chile

417 vistas0 comentarios