De Chillán al Coliseo Ariake: La ruta de Tomás Barrios para llegar a los Juegos Olímpicos



Tomás Barrios (195°) será el representante chileno en el tenis en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, siendo la octava participación de este deporte dentro de la delegación nacional en una cita olímpica. Pero el camino a Japón no fue fácil. Una lesión que lo hizo empezar de nuevo, match points salvados y un gran retorno post pandemia, que incluyó su debut en un Grand Slam marcaron su ruta. La historia comienza en el inicio de la 32° Olimpiada, en el año 2017:


El joven chillanejo, ex 5 del mundo junior, tuvo una gran primera temporada como profesional en 2016, donde consiguió sus primeros títulos a nivel Futures, lo que posteriormente le valió su primera nominación y debut en Copa Davis frente a República Dominicana en febrero de 2017. Todo iba viento en popa, escalando hasta el puesto 420. Sin embargo, el chileno sufrió de una discopatía, lesión que ya había tenido en 2012. Estuvo cuatro meses sin competir, bajando al puesto 725 en noviembre. Todo lo que había avanzado, lo perdió, y debía empezar de nuevo. Barrios finalizó ese año con el título en el Futuro 3 de Chile en Antofagasta, salvando match points ante Alejandro Tabilo en la final.


Barrios tuvo un muy buen 2018, donde llegó a tres finales consecutivas en Futuros en Grecia, y a un título en Estados Unidos, y el segundo semestre de ese año lo dedicó exclusivamente a torneos Challenger, alcanzando por primera vez el Top 300. Sin embargo, su logro más importante fue la medalla de oro en los Juegos Sudamericanos de Cochabamba en junio, lo que le entregó la clasificación automática a los Panamericanos de Lima 2019.



La temporada 2019 arrancó con el debut del actual 3 de Chile en dobles en Copa Davis, donde junto a Hans Podlipnik estuvieron muy cerca de sorprender a la dupla austriaca en el Repechaje a las Finales en Salzburgo, y estuvo casi siempre dentro de los 300 mejores del mundo. A mitad de año, llegó a los Juegos Panamericanos de Lima, en la semana que le cambiaría los objetivos para los próximos años.


En la primera ronda de Lima, el chillanejo pasó libre, y derrotó por un doble 6-2 en su estreno al salvadoreño Alberto Alvarado, y en octavos barrió con el ecuatoriano Roberto Quiroz por 6-0 y 6-3. Sin embargo, en Cuartos de Final, sufrió para vencer al local Juan Pablo Varillas por 4-6 6-2 y 7-6. En ambiente de Copa Davis, el chillanejo tuvo por momentos el partido ganado, con seis match points a favor en el tercer set. Sin embargo, el peruano supo enviar el encuentro a un tiebreak, en el cual Barrios se mostró muy nervioso, pero se repuso de gran manera a tres puntos de partido para llevarse un cupo a semifinales y pelear por las medallas.


En la ronda de cuatro mejores, derrotó al argentino Guido Andreozzi por 7-5 4-6 y 6-2 en lo que fue hasta ese entonces el mejor triunfo de su carrera, asegurando un cupo provisional en Tokio 2020, siempre y cuando que fuera 300 del mundo. En la final, jugó un buen partido, pero el brasileño Joao Menezes se llevó casi todos los puntos claves, y venció por 7-5 3-6 y 6-4 a Barrios, que debió colgarse la medalla de plata.



Así, el objetivo para el próximo año sería el Top 300, y con Roland Garros 2020 como fecha límite. Sin embargo, Barrios finalizó la temporada en el puesto 324 y cayó en febrero de ese año hasta el 347 incluso. Pero el nacional estaba decidido a subirse al avión rumbo a Japón: En el mismo escenario de los Panamericanos, tuvo dos grandes semanas en torneos M25 en Lima, ganando uno y llegando a la final de otro, y llegó al ATP 250 de Santiago, donde recibió una Wild Card, justo en el puesto 300 del mundo.


En San Carlos de Apoquindo ganó su primer partido ATP frente al español Carlos Taberner, y alcanzó semifinales de dobles junto a Alejandro Tabilo. A la semana siguiente, debutó como titular en Copa Davis en derrota frente a Suecia, en su último partido previo a la pandemia, que pospuso los Juegos para este año.


Al retorno, Barrios, luego de varios torneos solo superando la primera ronda, dio el salto al llegar a su primera semifinal de Challenger en Lima, consiguiendo así los puntos que le entregaron la clasificación matemática a Tokio 2020, a más de seis meses del plazo fatal.


Si bien no tuvo un gran arranque en 2021 en cuanto a resultados, su juego tenía sustanciales mejoras: El tres de Chile estaba mucho más sólido del fondo de cancha, aguantando puntos más largos, y especialmente, con un servicio mejorado y jugando bien los puntos clave, lo que hizo la diferencia más adelante en la temporada. En el 250 de Córdoba pasó su primera Qualy ATP, y llegó a su primera final Challenger en Santiago, cayendo con el argentino Sebastián Báez.


Luego de un dramático partido en la primera ronda de Qualy de Roland Garros, se despidió a la ronda siguiente, pero con el objetivo cumplido: Ya estaba clasificado a los Juegos Olímpicos. Dos semanas después se trasladó a Almaty, Kazajistán, donde alcanzó su segunda final a nivel Challenger. Tras un largo viaje de noche a Londres, Barrios llegó sobre la hora a disputar la Qualy de Wimbledon, la cual superó de gran manera, con lo que aseguró su debut en el Top 200 del ranking ATP. En su primer partido de Grand Slam, el chillanejo jugó un gran encuentro ante el ex finalista del torneo, Kevin Anderson, y aunque no fue suficiente para sorprenderlo, dejó Londres con buenas sensaciones para retornar a Chile luego de casi tres meses.




Barrios, de 23 años, debuta en el plano olímpico este viernes a las 23:30 horas de Chile (00:30 del sábado en Magallanes), ante el francés Jeremy Chardy (68°). Será el primer partido de singles del tenis chileno en unos Juegos tras la final de Beijing 2008, donde Fernando González se colgó la medalla de plata tras inclinarse ante Rafael Nadal.


Fotos: Comité Olímpico de Chile / Getty Images



343 vistas0 comentarios