• Gino Orbenes Espinoza

Djokovic y Nadal amplían su legado y se citan en la final de Roland Garros

Actualizado: nov 2



Rafael Nadal (2°) alcanza su decimotercera final en Roland Garros. Llegó a esta instancia luego de disputar su partido más exigente en lo que va de torneo, ante un rival que lo había vencido hace 20 días en el Masters 1000 de Roma. El tenista español venció a Diego Schwartzman (14°) por 6-3, 6-3 y 7-6 (0) en las semifinales de la arcilla parisina.


Luego de un extenso primer juego, donde Rafael Nadal pudo salir airoso, rompió el saque del tenista argentino, quien rápidamente quebró el servicio del número 2 del mundo. Pese a la irregularidad que tenían en el inicio del parcial, el ritmo del partido lo marcaba la raqueta española, que estaba agresivo con su derecha y complicaba en los intercambios al trasandino.


En el cuarto juego, Schwartzman nuevamente cedió su juego de saque (obtuvo un 30% de puntos ganados con el segundo servicio) y Nadal fue capaz de confirmar la ruptura con ciertas complicaciones (superó un punto de quiebre en contra) y mantuvo la ventaja que tenía en la manga para cerrar el primer parcial por 6-3.


Con la ventaja en el marcador, Rafael Nadal continuó disputando los puntos de manera agresiva, posicionado sobre la línea de fondo y atacando el servicio del argentino. De esta forma, en la primera oportunidad de quiebre que tuvo en el tercer juego, se quedó con el saque de Schwartzman y posteriormente ratificó la ventaja (3-1).


Con un tenis contundente y optando por cerrar los puntos en intercambios cortos, el tenista español quebró por segunda vez el saque de su oponente en el noveno juego, para conseguir el segundo set por 6-3. En este parcial, Nadal no concedió opciones de quiebre y ganó el 81% de los puntos con su primer servicio.


A pesar de la desventaja, Diego Schwartzman intentó mantener sus opciones en el partido, demostrando un juego más ofensivo y resistiendo los ataques del español. Incluso cuando perdía 2-4 en el tercer set, recuperó el quiebre y emparejó las acciones 4-4. En el undécimo juego, luego de salvar tres puntos de quiebre, Nadal puso el marcador 6-5.


Para quedarse con vida en el encuentro, el argentino desplegó golpes de alto nivel y, tras un error no forzado del español, llevó el set al tiebreak. En dicha instancia, el número 2 del mundo estuvo intratable y Schwartzman cometió una serie de errores no forzados, lo que le permitieron a Rafael Nadal ganar la muerte súbita por 7-0 y cerrar de gran forma el pase a la final, donde buscará su título número 13 en este Grand Slam.


Djokovic avanza con sobresaltos

Novak Djokovic (1°) superó en un exigente encuentro al griego Stefanos Tsitsipas (6°) por parciales de 6-3, 6-2, 5-7, 4-6 y 6-1 para alcanzar la instancia definitiva de Roland Garros y llegar a su final número 27 en Grand Slam.


El encuentro comenzó con un Tsitsipas incisivo, realizando golpes profundos para tratar de dominar los intercambios, pero se encontró con un tenista serbio que devolvía todo lo que tiraba el griego, provocando la frustración del número 6 del mundo. Un quiebre en el segundo juego del primer parcial le bastó a Djokovic para quedarse con la primera manga por 6-3, donde Tsitsipas desperdició cinco chances de quiebre.


En el segundo set, Novak Djokovic se mantuvo firme en los momentos claves del parcial, donde Tsitsipas fue incapaz de concretar las dos opciones de quiebre que se generó. En el quinto juego, el tenista serbio se quedó con el saque de su rival al quebrar en la primera oportunidad que se le presentó. Tras confirmar la ruptura, el número 1 del mundo volvió a ganar el servicio de su rival y cerró el set por 6-2 de manera inapelable, obteniendo el 100% de los juegos con su saque.


Con un Tsitsipas frente a un marcador adverso, intentó exigir a su rival con golpes profundos sobre la línea, variando constantemente la dirección de sus tiros para encontrarle salida a una oposición de Djokovic que era implacable. El tenista griego tuvo la oportunidad de quebrar el servicio de su rival en el segundo juego del tercer set, pero nuevamente vio frustrados sus esfuerzos.


Con ambos jugadores sólidos desde su juego de saque, la primera diferencia se dio en el noveno juego, cuando “Nole” quebró el servicio del griego tras una serie de imprecisiones de Tsitsipas.


Sin embargo, cuando el número 1 del mundo servía para quedarse con el partido, el tenista griego se quedó con el servicio de Djokovic por primera vez en el duelo, tras materializar su tercera oportunidad de ruptura en el juego. Después de mantener su saque, Stefanos Tsitsipas levantó un punto de partido y quebró el servicio de su rival luego de un tiro ganador con su derecha para llevarse el parcial tras un 7-5 y mantener el suspenso en la Philippe Chatrier.


Con esta inyección de confianza, Tsitsipas comenzó a dominar los intercambios, siendo preciso con su derecha para mover a Djokovic por ambos costados de la cancha. De este modo, el griego se quedó con el saque del serbio y se colocó 2-0 en el cuarto parcial. Pese a ello, no pudo ampliar la distancia y entregó su siguiente juego de saque. De ahí en más, ambos tenistas desarrollaron intercambios de alta intensidad y estuvieron sólidos con sus servicios, situación que cambió en el décimo juego, cuando el número 1 del mundo cometió un error no forzado mediante un drop shot, lo que le permitió al griego ganar la manga por 6-4 y prolongar el partido a un quinto set.


En el último parcial, el tenista serbio marcó la primera diferencia en el tercer juego al quebrar el saque de su oponente. Posteriormente, confirmó la ruptura sin inconvenientes. En el quinto juego, el tenista griego realizó un juego muy errático ante un Djokovic que demostraba su jerarquía, quedándose por segunda vez en el set con el saque de su rival y con el marcador 4-1 en su favor.


Transcurridas casi cuatro horas de partido, Tsitsipas daba muestras de cansancio y no contrarrestaba los ataques de Djokovic como lo hacía en los últimos dos parciales. Después, el tenista serbio mantuvo su servicio y quebró el saque del griego con una devolución de derecha paralela para ganar el set definitivo por 6-1.


En la final que se disputará este domingo, Novak Djokovic se medirá con Rafael Nadal, con quien se ha enfrentado en 55 ocasiones, con el historial 29-26 a favor del serbio. El tenista español buscará obtener su Grand Slam número 20, intentando igualar la línea de Roger Federer, mientras que “Nole” espera ganar su segundo Roland Garros.

1 vista

© 2020 SÉPTIMO GAME.