• Ariel Román

En épica batalla, Djokovic vence a Nadal y es finalista de Roland Garros

Actualizado: hace un día




No hay palabras que le hagan justicia a lo presenciado este viernes en la cancha Philippe Chatrier. Tras cuatro horas y once minutos del mejor tenis, Novak Djokovic (1°) consiguió algo que solo él y Robin Soderling habían conseguido con anterioridad: Derrotar a Rafael Nadal (3°) en Roland Garros. En un enorme despliegue de virtud, pasión y gran juego de parte de ambos jugadores, el serbio se impuso por parciales de 3-6 6-3 7-6(4) y 6-2, para acceder a la final del torneo parisino.


En el principio del partido, parecía que íbamos a presenciar una nueva clase magistral de tenis en arcilla de parte de Nadal, que pese a varios juegos muy disputados, se colocó 5-0 arriba en el primer set. Djokovic recuperó uno de los quiebres, pero no fue suficiente para evitar que el español se adjudicara el episodio.


La segunda manga tuvo a Djokovic arrancando encendido, quebrando de entrada el servicio de su oponente, aunque Rafa devolvió inmediatamente la gentileza. Pero a partir del sexto juego, el serbio comenzó a exhibir su mejor tenis y forzar a Nadal a jugar a su más alto nivel para intentar derrotarlo. Tras quebrar y colocarse 4-2, en un brutal séptimo juego, de 21 minutos de duración, el balcánico pudo ratificar aquella ruptura y posteriormente salvar dos puntos de quiebre para cerrar el capítulo con su servicio.


Lo visto en el tercer set, fue literalmente de otro planeta. Nadal conseguía mantener a duras penas su saque en el tercer juego, donde batalló por 16 minutos para llevárselo, y Djokovic comenzaba a marcar una pequeña diferencia. Tres quiebres al hilo, dos a favor del serbio, le entregaban a 'Nole' una ventaja de 5-3, y en 5-4 se dispuso a servir por la manga, pero Rafa reaccionó justo a tiempo para rugir y recuperar la ruptura. Tras dos larguísimos juegos, donde Nadal llegó a tener un set point con el saque de Djokovic en el duodécimo game, llegamos a un tiebreak, con ambos jugadores demostrando un tenis totalmente extraordinario.


En el desempate, intercambiaron miniquiebres con un par de errores de cada uno en los dos primeros puntos, hasta que Djokovic comenzó a tomar ventaja, y con un error no forzado del manacorí, llegó a sacar 5-4 por el tercer set. Con un ace, y un gran punto, el serbio apuntó su dedo al oído y festejó el ganar uno de los mejores sets jamás vistos en Roland Garros.


El toque de queda, programado para las 23 horas de París asomaba, y tras ese ya legendario tercer set, estaba a tan solo 20 minutos de iniciar. Sin embargo, en el tiempo que ambos jugadores se tomaron para cambiarse en camarines, por los altoparlantes se anunció que el duelo finalizaría con público, desatando el júbilo de los asistentes a la Philippe Chatrier, que estaban entregándole un gran ambiente a tamaño espectáculo en la arcilla.


Nadal arrancó la cuarta manga decidido a equiparar el partido, quebrando en el primer juego del episodio. Sin embargo, lentamente el español comenzó a apagarse, situación que Djokovic aprovechó al máximo para quebrarle en dos ocasiones consecutivas a Nadal para llegar a estar 5-2 arriba. En el octavo juego, una doble falta y un error no forzado de Rafa, le entregaron tres match points al balcánico, que a la segunda oportunidad, pudo cerrar una de las mejores victorias de su vida.


Este domingo, Djokovic buscará convertirse en el tercer hombre, tras Roy Emerson y Rod Laver, en levantar en al menos dos ocasiones, cada uno de los cuatro títulos de Grand Slam, cuando se enfrente en la gran final al griego Stefanos Tsitsipas (5°), debutante en estas instancias.



Foto: Clive Brunskill / Getty Images

232 vistas0 comentarios