• Ariel Román

"La gente cree que soy una zapatilla" - Stan Smith, ícono dentro y fuera del court




Un 14 de diciembre, pero de 1946, nace en California el mítico tenista estadounidense Stan Smith. Para los fanáticos del tenis moderno, casuales o que nunca han visto el deporte, su nombre se asocia con el icónico modelo de zapatillas Adidas que lleva su nombre. Ganador de dos títulos de Grand Slam en Singles, no se puede hablar de Smith sin mencionar el clásico calzado.


Smith ganó el US Open 1971 y posteriormente Wimbledon 1972, finalizando esa temporada como el número uno del mundo, el último antes de la introducción del ránking ATP. Al año siguiente, sin embargo, llegaría el año más importante de su carrera: Lideró el boicot a Wimbledon por la exclusión de Nikola Pilic, y firmó un contrato con Adidas. Sin saberlo, ese patrocinio acabó siendo el más importante en la historia del tenis.


Adidas había lanzado un modelo de zapatillas especiales para tenis en 1965 con el nombre de Robert Haillet, un tenista francés de renombre en los años 60, pero tras su retiro en 1971 quedaron sin un nombre que impulsara a la marca alemana en el mercado tenístico. Con la presencia de jugadores como Arthur Ashe, John Newcombe e Ilie Nastase, la elección de un campeón como Smith parecía acertada.


La zapatilla tenía un diseño sencillo y minimalista: Eran enteramente cubiertas de cuero blanco, sin detalles en el empeine, sin ningún detalle como las clásicas tres tiras de la marca, sino que tres líneas con sutiles perforaciones al estilo Adidas. El único ingrediente de color es el talón donde el logo de la marca con el nombre Stan Smith están dentro del clásico verde.





Sin embargo, el modelo "adidas Stan Smith" no se hizo oficial hasta 1978: Durante gran parte de la carrera del estadounidense, el nombre del calzado seguía siendo "Haillet", pese a que en la lengua ya aparecía su rostro y su firma. Pero una vez que su nombre pasó a ser oficial, el calzado llegó a nuevos niveles de popularidad.


Muchos tenistas utilizaban el calzado, hasta los propios oponentes de Stan Smith. "Me molestó muchísimo la primera vez que perdí contra alguien que usaba mis zapatillas", confesó en el libro Sneaker Wars. Si bien, en los 80 el tenista se retiró y el modelo perdió prominencia ante las nuevas tecnologías (Adidas lanzó nuevos modelos con Ivan Lendl, Stefan Edberg y Steffi Graf), la zapatilla Stan Smith era un ícono de la cultura pop: Para finales de la década, Adidas había vendido más de 20 millones de pares.


Si bien el propio Smith revela que no gana "el dinero de Michael Jordan", en 2005 el tenista llegó a un acuerdo con Adidas que le daba un porcentaje de la venta de cada zapatilla. Desde 2014, es un embajador para la marca alemana y generalmente aparece para el lanzamiento de la indumentaria de cada US Open. En 2018, producto de la relevancia histórica del calzado, Stan Smith firmó un contrato de por vida con Adidas.


Su nombre está ligado con el tenis, pero principalmente con la cultura pop, con un modelo de zapatillas que es apetecido y calzado por numerosas celebridades ajenas al deporte blanco, y que quizás no tengan idea de quién es Stan Smith, la persona. Ante ello, quizás como una ironía y como una dosis de realidad, su recientemente publicada autobiografía se titula: "La gente cree que soy una zapatilla".

354 vistas0 comentarios

© 2020 SÉPTIMO GAME.