Las ironías de la vida: Rybakina, nacida en Rusia, logra el título femenino de Wimbledon




Bajo mucha polémica, el All England Lawn Tennis Club le prohibió a los tenistas rusos y bielorrusos disputar los Campeonatos de Wimbledon debido a la guerra en Ucrania. Ocurrieron bajas notables, como las del número uno del mundo de la ATP, Daniil Medvedev, Andrey Rublev, Aryna Sabalenka o Victoria Azarenka, y dada esta determinación, los entes rectores del tenis mundial, la mencionada ATP, WTA e ITF, decidieron no otorgar puntos en el torneo.


Sin embargo, distintos tenistas nacidos en Rusia pudieron llegar a la Catedral del Tenis de diversas formas: La georgiana Natela Dzalamidze, nacida en Moscú, por ejemplo, representaba a Rusia hasta unas semanas previo al evento, completando los trámites para competir por el país de sus orígenes justo a tiempo para entrar al Reino Unido.


Por otro lado, Kazajistán es conocido por atraer a tenistas rusos para que representen a su país, a cambio de financiamiento económico y deportivo, y la flamante campeona de Wimbledon, Elena Rybakina, no es el primer caso. Jugadores como Alexander Bublik, Mikhail Kukushkin, Dmitry Popko, Yulia Putintseva o Yaroslava Shvedova, también son de origen ruso, pero optaron por defender a Kazajistán tras aceptar distintas ofertas para ello.


Rybakina, de 23 años, cambió su representación a Kazajistán en 2018, cuando tenía 19 años, habiendo competido a lo largo de su carrera como junior por Rusia. Para ella, continuar su carrera como tenista profesional, económicamente era muy difícil, hasta que llegó la oferta del país de Asia Central. "Cambié mi ciudadanía a Kazajistán porque ellos creyeron en mí y me hicieron una oferta. Yo no era tan buena cuando ellos aparecieron, pero confiaron en mí y me han ayudado muchísimo", comentó la campeona de Wimbledon en una entrevista con la WTA en 2020.


En 2013, Mikhail Kukushkin señaló lo que es un sentimiento común entre los tenistas kazajos que provienen de Rusia: "Lamentablemente en Rusia nadie estaba interesado en mí. Nadie me apoyaba. Hace más de tres años, Kazajistán se acercó y me dieron todo. Mejores condiciones para entrenar, coaches... tengo mucho apoyo a mis espaldas".


Todo este financiamiento para los tenistas rusos que representan a Kazajistán proviene del presidente de la Federación de Tenis de Kazajistán, Bulat Utemuratov, empresario que cuya fortuna personal asciende hasta los $3.6 mil millones de dólares acorde a Forbes, y quien tiene una muy cercana relación con el ex presidente de aquel país, Nursultan Nazarbayev. Utemuratov invirtió en un principio alrededor de 85 millones de dólares para hacer del tenis kazajo competitivo a nivel mundial, atrayendo a tenistas como Kukushkin o Shvedova, como también a la búlgara Sesil Karatantcheva.


Entre otros esfuerzos que la Federación de Tenis de Kazajistán ha hecho para hacer del tenis un deporte para todos en aquel país, han realizado numerosos torneos ITF cada año, al igual que Challengers. Desde 2020, Nur-Sultan alberga un torneo ATP 250 que actualmente lucha por convertirse en un 500, y un evento a nivel WTA a partir de 2021.


Foto: Julian Finney / Getty Images

206 visualizaciones0 comentarios