Muere Álex Olmedo, el "Jefe" peruano que conquistó Wimbledon

Actualizado: 13 de dic de 2020




Durante la jornada de martes 9 de diciembre, el único tenista sudamericano que ha conseguido ganar los Campeonatos de Wimbledon, el peruano Álex Olmedo, falleció producto de un paro cardíaco a la edad de 84 años, en la ciudad de Los Ángeles, California, donde residía desde hace más de seis décadas.


Nacido en Arequipa, el 24 de marzo de 1936, Olmedo fue uno de los pioneros del tenis sudamericano en viajar a Estados Unidos para realizar sus estudios universitarios mientras competía de manera amateur, y trabajaba para el consulado peruano en Los Ángeles. En 1954, el peruano se radicó en Los Ángeles para estudiar en la Universidad del Sur de California, ganando en dos ocasiones los campeonatos de la NCAA. Antes de ello, en 1951 y con apenas quince años, había debutado en el Abierto de Estados Unidos en Forest Hills.


Su paso por el tenis amateur a nivel internacional fue corto, pero lleno de luces. En 1958, Olmedo fue invitado para formar parte del equipo de Copa Davis de Estados Unidos, al que calificaba debido a que llevaba tres años de residencia en el país y porque Perú no poseía un equipo. Sin embargo, en los torneos individuales, competía bajo la bandera peruana, ya que desistió de obtener la ciudadanía estadounidense. Olmedo debutó en la competición en Sydney ante Italia, ganando sus tres puntos en la semifinal, lo que repitió en la final frente a Australia, sellando el título norteamericano en el cuarto punto. Eso lo convirtió en un héroe nacional en su natal Perú, donde realizó una gira con su compañero Butch Buchholz y su capitán, Perry Jones, quien lo reclutó tanto para la USC como para el equipo copero de Estados Unidos.


Apodado "El Jefe" por su ascendencia Inca, Olmedo retornó a Australia para disputar el hoy Australian Open a inicios de 1959. El peruano ganó los octavos, cuartos y semifinales en cinco sets antes de derrotar a Neale Fraser por el título. Olmedo se convertía en el primer varón sudamericano, y segundo tras Anita Lizana, en conquistar un Grand Slam.


Sin pisar la arcilla, Olmedo pasó directamente a Wimbledon donde era el primer sembrado del cuadro. La parte baja del cuadro tenía a dos grandes figuras, y ambos eran sudamericanos: Olmedo y el chileno Luis Ayala, y sus caminos se cruzarían en Cuartos de Final. En Centre Court, fue finalmente el arequipeño quien se impondría por 7-5 3-6 6-3 y 6-3. En semis, venció a Roy Emerson, quien posteriormente ostentaría el récord de más títulos de Grand Slam por largos año, para darse cita con "Rocket" Rod Laver en la definición. Olmedo despachó al zurdo de Rockhampton por 6-4 6-3 y 6-4 para levantar el codiciado trofeo. Su victoria solo cerraba un Wimbledon con sabor latino, ya que la brasileña María Ester Bueno también campeonó en damas.


En el US Open, Neale Fraser se tomaría revancha de Australia, derrotando al peruano en la final por 6-3 5-7 6-2 y 6-4, lo que cerró una temporada con Fraser como número uno del mundo, y Olmedo como el dos.


1960 vio a Olmedo pasar al tour profesional de Jack Kramer, creyendo, como muchos de sus colegas, que la creación de un circuito abierto para jugadores remunerados y amateurs era inminente. Sin embargo, todos debieron esperar ocho largos años. Olmedo regresó como muchos a competir en la Era Open, sin embargo, sin los mismos resultados, retirándose en 1972.


En 1987, el peruano fue inducido al Salón de la Fama del Tenis en Newport, Rhode Island, junto con Björn Borg, Billie Jean King, Stan Smith y el recientemente fallecido Dennis Ralston.





172 vistas0 comentarios