top of page

Para no creer: Un apagón repentino irrumpe en medio de un match point en el WTA 250 de Tallin



Para cualquier tenista, el momento de tener que cerrar un partido es el punto clave en el que hay que guardar la mayor concentración para sacar adelante la tarea, ya sea en cualquier instancia que se esté disputando de algún torneo. Sin embargo, existen ocasiones en que cualquier suceso puede traer un mínimo de desatención en aquel momento cúlmine, como fue lo que ocurrió con Anett Kontaveit (4°) jugando como dueña de casa frente a Wang Xiyu (58°), por la primera ronda del WTA 250 de Tallin, Estonia.


En plena cancha central y ante todo el público local apoyándola, la número cuatro del ranking WTA debía enfrentar a la tercera mejor jugadora de China para conseguir su pase a la ronda de octavos. Un comienzo algo complicado para la estonia, que vio como su oponente se adelantaba en el score tras quebrarle su servicio en el tercer y noveno game, terminando con la manga a favor de la asiática por 6-3.


A pesar de aquel tropiezo inicial, la primera sembrada del torneo no bajó los brazos y supo comenzar con jerarquía el segundo set, el cual resolvió rápidamente por 6-2 en 34 minutos. De ahí en más parecía ir todo encaminado para un triunfo cómodo de Kontaveit, pues comenzó quebrando inmediatamente en el tercer parcial hasta quedar 5-2 con saque para cerrar el encuentro, precisamente el momento en el que ocurrió el percance con la iluminación de la pista.


Tras haber fallado su primer saque y cuando se disponía a servir nuevamente en su segundo match point del partido, un apagón breve de la luminaria le jugó una mala pasada a la estonia, que visiblemente frustrada vio como las luces se atenuaban tal cual como si se tratara de una función de cine. Posterior a eso, Kontaveit perdió el punto y no pudo volver a disponer de otro match point durante su saque, cediendo su servicio ante la china y sembrando las dudas ante el público presente.


Una imprevista recuperación de Wang, que parecía haberse beneficiado con aquella situación y que consiguió estrechar las cifras a 5-4 en el marcador. Durante el décimo game, la estonia tuvo una segunda oportunidad para llevarse el partido con su servicio, pero nuevamente fue la jugadora asiática quien le arrebató esa chance, tras una nueva ruptura para establecer el cinco iguales, dejando la definición completamente abierta de cara a la recta final del parcial y a la dueña de casa viendo cómo se le escapaba el encuentro.


A pesar de aquel inconveniente y de la arremetida en el partido de la china, Kontaveit manejó los nervios y la presión de no haber podido definir el encuentro en las dos oportunidades anteriores que tuvo y consiguió quebrarle el servicio a Wang en el undécimo game, para posteriormente liquidar (en su tercer intento con su saque) el match por 7-5 en aquel intenso y definitivo set.


Revisa el momento exacto en que ocurrió el percance en la cancha central del torneo:


Foto: Rauno Volmar / Express Media


100 visualizaciones0 comentarios
bottom of page