Serena Williams dice adiós al tenis: "La cuenta regresiva ha empezado"




Una de las máximas leyendas del tenis dirá adiós. Serena Williams, ganadora de 23 títulos de Grand Slam, anunció su retiro del deporte blanco, programado para el US Open.


Williams, de 40 años, declaró su intención de "evolucionar hacia fuera del tenis" en una publicación en la revista Vogue. "Créanme, nunca quise elegir entre el tenis y una familia. No creo que sea justo. Si fuera hombre, no estaría escribiendo esto, porque estaría aún jugando y ganando, mientras mi esposa hiciera la labor de expandir la familia", declaró, al comentar sus deseos de ser madre nuevamente.


"Nunca me gustó la palabra retiro. No siento que sea una palabra moderna. He pensado sobre esto como una transición, pero quiero ser sensible al momento de usar esa palabra, puesto que tiene un significado específico e importante para una comunidad. Quizás la mejor palabra que puedo usar es evolución. Estoy evolucionando hacia fuera del tenis, hacia otras cosas que son importantes para mí. Hace unos años comencé con Serena Ventures, una empresa de inversiones. Y también inicié una familia. Quiero agrandar esa familia", agregó.


"Me he negado a admitir conmigo misma o con alguien más que debo seguir adelante después del tenis. Con Alexis, mi esposo, apenas hemos hablado de esto. Es un tema tabú. Ni siquiera puedo tener esta conversación con mamá y papá. No es real hasta que lo dices fuerte. Se siente como si tuviera una pelota en la garganta, y empiezo a llorar. La única persona con la que he hablado de esto es con mi terapeuta. Una cosa que no haré es endulzar esto. Sé que mucha gente está emocionada y expectante por retirarse, y desearía sentirme de esa forma. Ashleigh Barty era la número uno del mundo cuando dejó el deporte en marzo, y creo que ella se sentía lista para dejarlo. Caroline Wozniacki, una de mis mejores amigas, sintió una sensación de alivio cuando se retiró en 2020. Me alegro por ellas, pero seré honesta. No hay felicidad en este tema para mí. Sé que no es lo usual, pero siento mucho dolor. Es lo más difícil que podría imaginar, lo odio. Odio que tengo que estar en esta encrucijada. Y me lo sigo diciendo, desearía que fuera fácil, pero no lo es. Estoy dividida: No quiero que termine, pero al mismo tiempo, estoy preparada para lo que se viene", señaló sobre la sensación del retiro.


"Amo ganar, amo la batalla, amo entretener. No estoy segura si cada jugador lo ve de esta forma, pero adoro el lado de la performance del tenis: Esto de entretener a la gente semana tras semana. Algunos de los momentos más felices de mi vida fueron esperando en ese pasillo en Melbourne, para salir a la Rod Laver Arena con mis audífonos puestos, intentando estar enfocada y aislar el ruido, pero aún así sintiendo la energía del público. Aquellos partidos nocturnos en la Arthur Ashe en Flushing Meadows. Sacar un ace en set point".


"Toda mi vida, hasta ahora, ha sido el tenis. Mi padre dice que tomé una raqueta por primera vez cuando tenía tres años, pero creo que fue mucho antes. Hay una foto de Venus empujándome en un andador en una cancha de tenis, y no puedo haber tenido más de un año y medio. No como Venus, que siempre ha sido firme y con clase, nunca he sido alguien que contenga sus emociones. Recuerdo escribir el alfabeto para el kinder y no lo hacía perfecto, y lloraba toda la noche. Estaba tan enojada por ello. Borraría y reescribiría esa A una y otra vez, y mi madre me dejaba estar despierta toda la noche mientras mis hermanas estaban en la cama. Esa siempre fui yo. Quiero ser grande, quiero ser perfecta. Sé que la perfección no existe, pero lo que fuera para mí, nunca quise detener hasta que lo lograra. Esa es la esencia de ser Serena".


Finalmente, la legendaria tenista de Compton reflexionó sobre sus logros: "Empecé a jugar al tenis con el objetivo de ganar el US Open. Nunca pensé más allá de ello. Y luego seguí ganando. Recuerdo cuando superé el registro de Grand Slams de Martina Hingis. Después el de (Monica) Seles. Y luego igualé a Billie Jean King, quien es una inspiración para mí, por cómo fue una pionera en la igualdad de género en todos los deportes. Y luego fue subir la montaña Chris Evert - Martina Navratilova. Hay gente que dice que no soy la mejor de la historia porque no pasé el récord de Margaret Court de 24 Grand Slams, lo que logró antes de que la Era Open empezara en 1968. Estaría mintiendo si no quisiera ese récord. Obviamente lo quiero. Pero en el día a día, no estoy pensando sobre ella. Si estoy en una final de Grand Slam, entonces sí, estoy pensando en el récord. Quizás pensé demasiado acerca de eso, y no ayudó. De la forma en la que lo veo, debí haber tenido más de 30 Grand Slams, y tuve mis chances tras dar a luz. Pasé de una cesárea a una segunda embolia pulmonar a una final de un Slam. Jugué mientras amamantaba, mientras tenía depresión post parto. Pero no llegué a ganar. No me mostré en la forma en la que debía o podía. Pero llegué 23 veces, y eso está bien. En verdad, es extraordinario. Pero en estos días, si tuviese que elegir entre tener un gran currículum tenístico o una familia, elijo lo último".





Foto: Robert Prange / Getty Images

58 visualizaciones0 comentarios