"Todo es peor cuando estás en la silla" - Nuevo round entre Kyrgios y Bernardes en Miami



En un partido que prometía, Nick Kyrgios debía enfrentarse al italiano Jannik Sinner en los Octavos de Final del Masters 1000 de Miami, en la Grandstand, segunda cancha en importancia dentro del Hard Rock Stadium.


Al irse al cambio de lado al finalizar el quinto game del parcial, Kyrgios indicó: "Completamente diferente. ¿Le van a decir a los jugadores de que (las canchas) son diferentes antes de que el evento empiece? - La cancha central es completamente distinta a la Grandstand. Son como pasto y arcilla. Vaya broma. Es una desgracia".


El australiano, durante el noveno juego del primer set, se quejó de que al juez de silla, el brasileño Carlos Bernardes, le sonó su radiotransmisor en pleno punto. "Es increíble que en un torneo tan grande como éste, el árbitro no sepa cómo hacer su trabajo y apagar el transmisor. Es una vergüenza".


Cuando Sinner mantuvo su servicio para colocarse 6-5 arriba en el primer capítulo, Kyrgios volvió a cargar contra el brasileño, la cancha, y el público: "Esta cancha es lo peor, el público es lo peor... Todo es peor cuando tú (Bernardes) estás en la silla".


Y el oriundo de Canberra rozó el default cuando en el tiebreak, esgrimió comentarios sobre Bernardes hacia su equipo, con lo que se ganó un punto de penalidad cuando Sinner iba a sacar 5-3 en el desempate. Con triple set point en contra, Kyrgios cometió una doble falta para cerrar el episodio, y se dirigió directamente a Bernardes para preguntarle de forma muy airada: "No dije nada. ¿Qué es ser antideportivo? Estaba hablando con mi amigo". A lo que el árbitro respondió que se refería hacia su persona. Kyrgios exigió a gritos a un supervisor y de inmediato rompió una raqueta, lo que el juez brasileño castigó con un game de penalidad, significando un quiebre de entrada en favor de Sinner en el segundo set. Y no bastó con eso, porque un niño saltó a la cancha para tomarse una selfie con el australiano cuando el parcial iba a arrancar.




Finalmente, con Sinner ganando el encuentro por 7-6 y 6-3, y luego del saludo entre ambos jugadores, Kyrgios le dijo a Bernardes que era "un puto retrasado". El australiano, que ya pasó por dos periodos de prueba en relacion a sanciones en 2015 y 2019, debería tener un duro castigo de parte de ATP, si es que la asociación quiere sentar un precedente.




Foto: Michael Reaves / Getty Images

526 visualizaciones0 comentarios