top of page

Wally Grinóvero: "El cambio del coaching nos da visibilidad a los entrenadores"




El argentino Walter 'Wally' Grinóvero es un nombre muy conocido en el tenis sudamericano, con una vasta trayectoria junto a destacados jugadores. Con un extenso paso por Chile, donde estuvo a cargo de jugadores como Cristian Garin, Nicolás Jarry y Gonzalo Lama, ahora el trasandino dirige a Tomás Etcheverry, quien ha alcanzado dos finales ATP para insertarse definitivamente en el circuito mayor en esta temporada. En conversación con Séptimo Game, el coach analiza los cambios que han habido en el circuito y en el rol del entrenador en las más de dos décadas de trabajo.


Llevas entrenando jugadores desde el año 2000, cuando tomaste a Chucho Acasuso. ¿Qué cambios has visto en estos 23 años en el tenis?


Lo divido en dos etapas. Te diría que hasta en tres. La primera, cuando arranqué, cuando nos tocaba un adversario, teníamos que ir a ver el partido y observarlo. A partir de 2010 empezó a haber streaming de los partidos, lo cual eso nos ayudaba a nosotros, porque antes era lo que nosotros veíamos, contra lo que el jugador sentía, con pocas imágenes, salvo en los grandes torneos. Challengers, ATP, solo televisaban los partidos importantes. Ahora se pueden ver todos los partidos, todos los jugadores, así que ahora no es solo lo que el jugador siente, sino también lo que se ve.


¿Y eso es un plus para un coach?


Es un plus. Pero no solo para uno, sino que para todos. Entonces, cuando inicié, era ir, observar los partidos, anotar, y observar constantemente para ver si había algún cambio. Después, con el streaming, se hacía más fácil, porque podías ver el partido en vivo y no solo en el club, sino que también en casa. Y lo otro que cambió, es que hoy es mucho menos táctico. Antes se podían ver diez jugadas en todos los jugadores. Hoy suele suceder que el jugador que le pega más fuerte y más preciso, gana.


Desde tu punto de vista como coach, para analizar un partido con tu jugador, ¿Te complica que ahora todo sea más fuerza, más potencia, más velocidad?


Hoy se tiene que trabajar sobre la precisión de los tiros, y no tanto sobre la táctica. Un golpe bien ejecutado es más importante que la táctica. Desde mi punto de vista, el que ejecuta el mejor golpe es el que gana. Hay aspectos tácticos todavía, obviamente, lo hablaba con (Jeremy) Chardy, quien se retiró hace poco, que me decía: "Cuando jugaba, pegaba lento para un lado, y luego rápido para el otro. No era un jugador muy táctico, pero habían jugadas para armar".


¿Y por qué sientes que el tenis cambió?


Porque somos otros seres humanos. Es otra vida, otra etapa, otra velocidad, se mejoró físicamente. Hay más torneos, más acceso a la información. No sé si es bueno o malo, para mi es malo, pero hoy en día un chico de 14 años entrena como un profesional. Alguien de esa edad para mí está aún en etapa de formación. Me gustaría que a esos chicos les enseñen a correr, a ser un atleta, y luego a los 16-17 que hagan una adaptación. Pero bueno, hoy vende mucho más que un chico haga el mismo ejercicio que haga Nadal, Alcaraz, a enseñarle a correr, acelerar, etc. Hay algunos que lo tienen por naturaleza, y otros que lo tienen que aprender. Al final, son puntos de vista.


¿Eres partidario del coaching como está fijado ahora?


Se blanqueó lo que ya se hacía. Se hizo siempre, aunque por más que yo le diga al jugador lo que tiene que hacer, si él no puede hacerlo, no va a ayudar. Sigue siendo un deporte individual, donde cada jugador es el ejecutante de cada jugada, y depende de él, por más que yo le diga dónde sacar, si no saca bien, no pasa nada. Fue blanquear una situación que para mí nunca tuvo ningún sentido. Creo que es bueno para todos, porque los árbitros están tranquilos, los jugadores están tranquilos. y nosotros también. Se terminó una mentira, porque era algo que ya se sabía, pero era un secreto a voces. Dependía mucho del árbitro que te tocara, porque habían algunos que sacaban el warning por coaching, y otros hacían la vista gorda.


Con los gestos que se hacían, ¿Se podía llegar a cambiar el rumbo de un partido?


El rumbo lo cambia el jugador con la información que llega a recibir. Nosotros somos los coaches, y tenemos que informarle a nuestro pupilo para que pueda jugar lo mejor posible. Sigue siendo un deporte de habilidades, donde el que mejor ejecuta, gana.


¿Sientes que se perdió la principal esencia del tenis, donde era un jugador contra el otro?


Sigue siendo independiente. Yo como entrenador no puedo cerrar los puntos. Creo que no es necesario repetirle al jugador una cosa, porque es muy dinámico, y a veces tanta información hace mal. Hay que hablar lo justo y necesario. Obviamente, hay entrenadores a los que les gusta hablar un montón, pero serán ellos. Cada uno tiene su estilo, y algunos son más participativos. Este cambio nos da visibilidad a nosotros, que somos los que más tiempo pasamos con el jugador, somos los que lo acompañamos, incentivamos, viajamos, y dejamos todo para que el jugador gane, y a la hora del partido, éramos los villanos. Ahora somos un verdadero equipo, entramos a la cancha como equipo, y eso como entrenador se vive a full.


¿Cómo se puede mantener en el tenis, ese atractivo que tenían cuando estaba Federer, Nadal y Djokovic a tope?


Esa atracción siempre ha estado. Cuando estaban Sampras y Agassi no solo se mantuvo, sino que mejoró. Cada vez hay mucho miedo de que cuando se vaya un grande, que haya que esperar mucho tiempo para que aparezca otra. Como cuando estaba Maradona, luego apareció Messi. La única manera de que no salgan más grandes jugadores, un Alcaraz, un Zverev o un Tsitsipas, es que cierren todos los clubes de tenis. Después, las comparaciones son odiosas. El tenis sigue, va evolucionando, y cada vez hay más ingresos, se ve más, hay más afluencia de público. En Chile, este año, fue impresionante, todo lleno. En Buenos Aires y Río, lleno también. El tenis siempre va en crecimiento, con otros nombres.


¿Qué cambio implementarías en el tenis?


Me gustaría probar que el jugador zurdo, comience sacando del otro lado. Porque cuando enfrenta a un derecho, siempre va a sacarle por el revés, deja toda la cancha abierta. Me gustaría saber qué pasa al jugar un partido de esa manera.


¿Partidos al mejor de cinco sets o al mejor de tres?


Los partidos de Grand Slams a cinco sets son un evento maravilloso. Me dolería que cambiaran los Slams, primero porque hay mucho en juego, y tienes más tiempo para jugar y ver qué pasa. Al final, los buenos siempre terminan imponiéndose, pero el evento dura más, y hay que estar más tiempo en cancha.


¿Cómo se consigue que jugadores que están fuera del Top 100 puedan vivir del tenis? En tu experiencia, has dirigido a muchos jugadores 200 del mundo, que juegan Challengers. Es injusto que un 125 del mundo no pueda vivir del deporte que practica día a día...


Es algo que creo que ha mejorado. Hoy un 150 del mundo puede vivir del tenis, puede generar ingresos. Obviamente va a tener una vida más austera que un 20 del mundo, pero creo que al tenis le hace falta un poquito de fair play financiero, como en el fútbol. Que todos puedan encordar la misma cantidad de raquetas, desde el número uno al 200, que tengan la misma cantidad de raquetas, tal como también ocurre en el automovilismo, con la misma cantidad de gomas. Que también puedan entrenar la misma cantidad de horas. En los grandes torneos, casi siempre, las siembras tienen preferencia al momento de anotarse, y cuando no estás dentro de los mejores, estás pidiendo por favor una hora extra de cancha o viendo a qué hora puedes entrenar. Que se cree un programa donde el número uno del mundo al 200, saber cuándo pueden entrenar antes de los torneos grandes. El Fair Play, la igualdad, le vendría muy bien el tenis. Se está tratando de igualar el tenis masculino con el femenino, lo que me parece excelente, pero un poco de igualdad dentro de la ATP es necesario, porque hay mucha desigualdad.


Hay demasiada diferencia de prize money entre el campeón de un Grand Slam con el que se va en una segunda ronda. ¿Acortarías esa brecha?


Yo creo que se puede mejorar hacia abajo. La diferencia se puede achicar. Yo creo que entre US$2.5 millones y US$2.1 millones, no hay diferencia. De ahí empiezas a recortar, desde el campeón, hasta cuartos, hay 800 mil dólares que se pueden repartir hacia abajo. Entonces, cuando dicen que creció el prize money en un 14%, no es lo mismo de un millón que en cien mil. Me gustaría que a un jugador 150 del mundo le entregaran un dinero anual solo por llegar ahí, y que lo tenga para poder invertir, que demuestre que lo invierte en el tenis, y que sepa que va a tener unos 80 mil dólares, que tenga una cifra para pagar fisio, viajes, etc. Y eso es muy fácil de acreditar, mostrando recibos de sueldos. Eso le daría un poco de tranquilidad a los jugadores y que generen mejores ingresos. La ATP podría ser sponsor de jugadores, no solo las empresas privadas. Podría hasta ser un negocio para ellos auspiciar a todos los juniors, unos 20 jugadores, y que lo vayan pagando con el prize money. Si uno de esos jugadores llega a ser bueno, la ATP va a poder ayudar a otros 20 jugadores. La ATP incluso podría llegar a ser un banco para los tenistas.


¿Cómo describirías el mundo del tenis desde adentro, en estos 23 años de carrera?


Siento que desde el 2000, antes los jugadores se divertían más dentro y fuera de la cancha. Ahora como que se ven tristes, enojados, no se saludan. Se siente como que si no se pudieran divertir afuera de la cancha. Antes se tenía la fiesta del torneo, las cenas... se perdió todo eso. Hoy como que uno no se puede reír, porque está mal visto. Están todos muy robotizados.


¿Es una consecuencia de que el jugador siempre está solo?


Siempre fue solo. Y antes era peor todavía, porque antes viajaba el entrenador y el jugador, y nadie más. Ahora viaja un amigo, la novia, el fisio, los padres... Antes tenías que ser un jugador muy top para que viajen sus padres. No creo que sean las personalidades las que vayan cambiando. Hay que adaptarse y saber que es así. Lo que cambia al circuito son las personas, y no el circuito. El tenis es el mismo de siempre, no las personas. Y lo veo así, porque me pasó, no voy a dar nombres, pero he visto en estos últimos dos años a ex jugadores, que cuando jugaban, no me saludaban. Y ahora puedo charlar con ellos normalmente. ¿Qué cambió?


Que antes estaban sumidos totalmente en su mundo.


Cuando empecé, muchos de estos jugadores de hoy ni habían nacido, o no tomaban una raqueta de tenis. Es otra generación, y capaz que ahora los tenistas sean felices así, y hay que aceptarlo, no hay que decir que antes, 'aquello era mejor'. Son las realidades, cuando yo me inicié, y como es ahora. Desde mi punto de vista, ser entrenador es una ciencia. La matemática es una ciencia exacta y esto es una ciencia del conocimiento. Entonces, muchas veces siento que no nos dan el crédito que corresponde al entrenador, porque salta a la vista que cuando un jugador está solo ha perdido, y cuando ha tenido a un guía, a una persona, siempre han tenido mejores resultados. Es algo que estamos peleando en la ATP, que se le de mayor importancia a los entrenadores. Me parece ridículo que en la presentación de los jugadores aparezca todo, cuánta plata ganó, y no aparezca el coach.


Foto: Matías Alarcón / Séptimo Game

422 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page