top of page

Matías Soto: "Pensé en retirarme, pero la familia siempre estuvo ahí para apoyarme"



Con un gran desarrollo y experiencia jugando en Estados Unidos en la exigente National Collegiate Athletic Association (NCAA), además de haber obtenido dos medallas de plata representando a Chile en los Juegos Bolivarianos de Valledupar 2022 y dos títulos ITF ganados en Ecuador en esta temporada. Ese es el presente y la promisoria proyección de Matías Soto, de 23 años, quien ya está ubicado en el puesto 543 del mundo en el ranking ATP y que aspira a seguir escalando y logrando importantes hitos en su carrera.


El joven tenista proveniente de Copiapó, capital de la Región de Atacama, ya es toda una realidad del tenis chileno y apunta a nuevos objetivos dentro del Tour profesional. Luego de graduarse en la Universidad de Baylor en Texas, gracias a una beca que le permitió estudiar Relaciones Públicas y Administración de Empresas en el país norteamericano, Soto además aprovechó la gran plataforma en la que estuvo para competir con diferentes exponentes de aquel país a nivel universitario, sumando una gran experiencia para su futuro y desarrollo como deportista.


En esta ocasión, el joven copiapino conversó con Séptimo Game para hablar sobre sus inicios en el tenis, quiénes son sus máximos referentes, la oportunidad que lo llevó a formarse en Estados Unidos, las experiencias que ha tenido en Copa Davis durante su carrera profesional y los desafíos que se ha planteado en el Tour desde su regreso a Chile, en el que ha sabido tener que lidiar con el constante inconveniente de la falta de recursos que viven varios deportistas a nivel nacional, y que el propio jugador de 23 años reconoce que está presente en el día a día de varias instancias relacionadas a su actualidad en el profesionalismo del tenis, incluso con una decisión que estuvo en su mente a principios de este año y puso en duda la continuidad de su carrera.



- ¿Cuáles son tus sensaciones sobre esta temporada 2022 que has tenido, en relación a tu actual ranking y los títulos en Quito y Portoviejo? ¿Te esperabas un ascenso así de importante este año en tu carrera?


Tengo muy buenas sensaciones de esta temporada. Estoy realmente feliz con lo que he hecho desde que partí en junio después de haber terminado la universidad. Es difícil decir si me esperaba un ascenso tan rápido porque realmente no lo sé, como nunca pude jugar torneos constantemente, no pude ver un salto en mi ranking porque era prácticamente imposible jugando dos o tres torneos al año. Entonces, no te podría decir si estoy sorprendido o no, pero obviamente que sí estoy muy contento de lograr dos títulos en cinco torneos y hacer finales.


Realmente ha sido un ascenso rápido, pero es difícil decir si me sorprendió porque desde siempre tenía ganas de jugar, de competir y hacerlo constantemente semana tras semana, entonces creo que eso ayudó a que haya subido tanto en el ranking en tan poco tiempo, por el hecho de que antes no lo podía hacer.

- Volviendo más hacia las raíces de tus inicios en el tenis, ¿Desde qué edad comenzaste a jugar y cómo es que te diste cuenta de tu gusto por este deporte?


Yo partí con el tenis a los cuatro/cinco años. Fue la primera vez que tomé una raqueta y desde ese día me encantó. Me gustó el deporte, que sea individual, que dependa de mí y de los resultados, tanto en el éxito como en el fracaso. Me gustó mucho eso y lo que también me motivó es que a muy temprana edad empecé a tener muy buenos resultados. A los 12 años fui campeón sudamericano y también fui vice campeón en el torneo mundial Nike Junior que se realiza en Estados Unidos, en mi segundo torneo fuera del país. Entonces, eso fue muy motivador y vi en mí que tenia potencial en esto que me gustaba, y que quería seguir jugando, entrenando, viajando y todo eso que involucra la vida en el tenis.


- ¿Tienes algún referente del tenis chileno en tu carrera como Marcelo Ríos, Nicolás Massú o Fernando González?


A nivel nacional mi ídolo es el 'Nico', obviamente. He podido compartir con él varias veces en la Copa Davis en las tres veces que me llamó, por lo que tenemos una muy buena relación y siempre fue un agrado verlo jugar, competir y entregar todo en la cancha. Es algo que yo también trato de hacer, a mi ritmo y en personalidades diferentes, pero me dejó muy claro la forma en que uno debe competir.


- ¿Y alguno a nivel mundial?


El otro ídolo que tengo es Roger Federer. Me gusta la forma en que jugaba al tenis y era espectacular verlo en cancha pero, más que eso, su personalidad, la forma en que es él y su forma de comportarse dentro y fuera de la cancha, tanto con los fans, con los periodistas y con los rivales. Es una muy buena y respetuosa persona. Eso es lo que dejó él en mi, ahora que ya se retiró.


- ¿Cómo fue que obtuviste la beca para estudiar en Estados Unidos y la chance de poder entrenar y jugar por la NCAA?


En mi segundo año de ITF estuve becado por la Academia IMG de Nick Bollettieri, donde inicié una relación con ellos, pude entrenar ahí y, a la vez, viajar a Europa. Ellos me dieron la opción de ayudarme a encontrar universidades, porque saben mucho de ese tema estando ubicados en Estados Unidos, y sólo estaban esperando mi aprobación para que pudieran dar la orden y que distintas universidades se contactaran conmigo para ofrecerme becas.


Así fue cuando en ese mismo año en Wimbledon, le dije al entrenador que estaba conmigo que quería irme al tenis universitario. A partir de ese momento me empezaron a llegar todas las ofertas y al final decidí por Baylor, donde pude jugar y entrenar. Es otro mundo, es decir, desde el primer día hasta el último fui tratado como jugador del Real Madrid digo yo... (risas). Les dan toda la atención al jugador, la infraestructura y todo lo que tienen en la universidad es realmente espectacular, y aquí en Sudamérica estamos a años luz de lo que es Estados Unidos.


- ¿Cuánto aportó el hecho de poder estudiar allá y estar disputando partidos al nivel de exigencia y competencia en ese país para el desarrollo de tu tenis?


Fue vital. La experiencia y la exigencia que tuve en Estados Unidos fue tan alta que todos los días tenía que rendir tanto en los estudios, el tenis y las competencias. Eso me llevó a que hoy en día pueda estar haciendo lo que me gusta y sentir esta vida no tan estresante, como se podría decir, por el hecho de tener que ir a entrenar la parte física, el tenis y los viajes.


Realmente, el estudiar y el ser universitario, porque eso es. Es decir, no hay regalías por parte de los profesores y hay que rendir al igual que cualquier estudiante, al mismo tiempo que se juega al tenis y se compite por el equipo. Entonces, la exigencia fue tan alta por cuatro años de rendir en ambos lados, que me preparó de la mejor manera para poder salir al Tour y hacer las cosas bien, tener experiencia y el saber del sacrificio que hecho todo este tiempo y lo que me ha costado. Todo eso me ha servido muchísimo y creo no pude haber tenido mejor preparación allá.


- ¿Cuál es tu cercanía actual con EE.UU. después de haber egresado? ¿Sigues manteniendo contacto con gente relacionada al tenis de allá?


Sigo teniendo contacto con toda la gente de la universidad. En los cuatro años y medio que estuve allá realmente formé una familia. Los jugadores del equipo fueron mis hermanos, tuve gente mayor que me cuidó y me aconsejó, por lo que considero a Baylor parte de mi familia. Tengo contacto con los entrenadores todos los días, además con ciertos jugadores que están en el Tour y otros que dejaron el tenis y que están trabajando. Se armó un buen ambiente entre todos con las experiencias que compartimos y son amistades que quedan para siempre.


Los entrenadores, prácticamente tres a cuatro veces en la semana se contactan conmigo para saber como estoy, como va la preparación, los proyectos futuros y los torneos que voy a jugar. Quieren que vaya a Estados Unidos y los visite, ya que tengo muy buena conexión con ellos todavía y se siguen preocupando de lo que estoy haciendo.


- En relación a tu regreso a Chile y la situación actual en tu presente profesional, ¿Cómo ha sido tener que convivir con la falta de recursos para costear tu carrera, al igual que en muchos casos de deportistas de alto rendimiento en el país?


La falta de recursos siempre ha estado en mi carrera y siempre ha sido un problema con el que tenemos que lidiar como familia. Creo que actualmente lo hemos podido enfrentar mejor que la vez pasada cuando estaba jugando juniors, ya que ahora como familia tenemos más experiencia y sabemos hacer las cosas mejor en estos momentos. Entonces, creo que ha sido un poquito más fácil, pero obviamente es algo que está en el día a día, en los entrenamientos, en el gimnasio, en las idas a kinesiología, por lo que hay que estar tocando puertas para buscar recursos prácticamente todos los días.


Es algo que sabemos que es así, lamentablemente, pero sabemos también que hay que hacer el mejor esfuerzo. Hay que ser autocrítico y estar contento con uno mismo, de que estamos agotando todas las posibilidades, lo que me deja más tranquilo a mí y a mi familia en ese sentido.


- ¿Qué tan fundamental ha sido el apoyo de tu familia y de tu círculo cercano en este proceso de tu carrera?


El apoyo de la familia es lo más importante. Soy un chico bien apegado a mis hermanos y a mis padres. Tenemos contacto siempre y el apoyo de ellos ha sido vital para mí y para poder seguir en esto. Me han apoyado en los momentos malos y me han sacado del hoyo, como se podría decir.


A principios de este año me quise retirar del tenis. Realmente estaba casi que colgando las raquetas y mi círculo cercano, más mi familia son la gente correcta que uno necesita para ese tipo de momentos. Ellos fueron los que me sacaron de esa decisión y me dijeron que creyera en mí, en mis sueños y que quemara todos los cartuchos para poder tener la posibilidad de jugar como profesional. Hoy no puedo estar más contento de estar en el Tour, de hacerlo bien y los llamados a la Copa Davis. Todas esas cosas son impulsos de ánimo que se me dan para poder seguir, pero obviamente la familia siempre ha estado ahí y no estaría en esto sin ellos

.

- ¿Y los medios de comunicación y redes sociales han ayudado en esa tarea?


Las redes sociales y los medios han ayudado mucho en difundir mis resultados y han hecho dar a conocer a mucha gente. El tenis universitario me dejó por fuera de lo que era ese otro mundo del tenis por un par de años, en los que nadie sabía dónde estaba, lo que hacía y qué era de mí. Ahora que volví al Tour hay páginas que me han seguido y dan a conocer en lo que estoy, por lo que más gente se me acerca a preguntar, a mandar apoyo y entregarme mensajes buenos por Instagram y Facebook, y eso ayuda muchísimo para demostrarle a la gente que estoy acá de vuelta en el Tour y dispuesto para quedarme por mucho tiempo.


- Por otra parte, ¿Cómo definirías tu experiencia en las veces que has formado parte del equipo chileno de Copa Davis?


Ha sido una experiencia única y las tres veces en las que he sido parte del equipo chileno han sido un sueño hecho realidad. Todavía no he tenido la oportunidad de competir, pero el ser parte del equipo y estar en la convivencia, en el camarín y todo ese tipo de cosas, realmente deja mucho para mí. Son semanas que trato de aprovechar al máximo para que me ayuden en mi futuro, que involucran entrenamientos a un gran nivel, un aprendizaje observando y, obviamente, tratando de ayudar al equipo. Han sido experiencias muy bonitas y espero poder estar de aquí en adelante en cada serie de Copa Davis.


- ¿Cómo ha sido compartir esos momentos con el capitán Nicolás Massú en tu carrera? Y con los demás integrantes del equipo como Jarry, Tabilo y Barrios, ¿Cómo es tu relación con ellos?


La convivencia con los jugadores y también con 'Nico' (Massú) han sido muy buenas. Me llevo muy bien con todos ellos tanto dentro como fuera de la cancha. Y no sólo con los jugadores y el entrenador, sino también con el staff técnico que se han portado súper bien conmigo. Trato de aprender de todos. De Massú en ver cómo actúa y cómo se comporta en el tema de los entrenamientos, y también trato de aprender y observar a los otros jugadores como Jarry, Tabilo y Barrios. Han sido momentos muy bonitos que espero poder repetir en el futuro.


- Y con respecto a tus dos medallas en los Juegos Bolivarianos en Colombia, ¿Te ves y esperas poder seguir representando a Chile en más instancias deportivas internacionales?


Sí, obviamente, espero poder jugar los próximos Juegos que vengan. Cuando fui a Colombia a disputar los Juegos Bolivarianos realmente lo disfruté muchísimo, porque fue una experiencia nueva y es distinto a los torneos profesionales, donde uno normalmente juega sin esa convivencia y la forma en cómo se lleva la semana es totalmente distinta, logrando tener muy buenos resultados con las dos medallas de plata.


Espero poder seguir compitiendo por Chile en todas las próximas instancias que vengan. Lamentablemente no pude ir a los Juegos Odesur que ahora están en Paraguay debido a una pequeña molestia en la espalda y me tuve que bajar a último minuto pero, por ejemplo, tengo a los Juegos Panamericanos del próximo año como un objetivo. Espero estar ahí, estar al nivel y tener un buen ranking para poder ser llamado. Sería un sueño poder estar en unos Juegos Olímpicos, pero para ese tipo de competencias siempre estaré disponible y me encanta competir por Chile, sea en Copa Davis o en otras instancias como los Juegos.


- Para cerrar con esta entrevista, ¿Cómo te visualizas a futuro y cuáles son los siguientes objetivos que te planteas de cara a lo que viene el próximo año?


Espero tener un futuro positivo, con triunfos y seguir subiendo en el ranking. Realmente me siento bien y tengo ganas de competir y de viajar, por lo que son hartos los objetivos que tengo. A corto plazo este año, el poder llegar lo más cerca del 300 del mundo y espero jugar mínimo cuatro torneos, ojalá seis, de acá a fin de año.


Para el 2023 es competir en la gira sudamericana. Tengo dos torneos vistos como el ATP de Santiago y los Panamericanos. Son oportunidades bonitas que se vienen y realmente quiero estar al nivel que tengo que estar, tanto deportivamente como también en el ranking. Quiero ser una opción para todas esas competencias, tanto para solicitar Wild Cards, invitaciones y todo ese tipo de cosas para estar encaminado como uno de los mejores jugadores de Chile. Se vienen muchas cosas y en eso estamos, preparándome para darlo todo de aquí a fin de año y sobre todo en la primera parte del próximo.



Foto: Luis Sevilla / Revés Fotográfico


1056 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page