Murray es duda para el Australian Open tras dar positivo por COVID-19




Este jueves 14 de enero era el día donde los tenistas se embarcarían rumbo a Melbourne y Adelaida para disputar el primer Grand Slam de la temporada, el Australian Open. Entre los que irían a la capital del estado de Victoria se encontraba Andy Murray, que sin embargo, tras un brote de COVID-19 en el National Tennis Centre en Roehampton, dio positivo en un PCR y no pudo abordar uno de los vuelos charter a Oceanía.


El ex número uno del mundo había descartado su participación en el ATP 250 de Delray Beach por temores a contagiarse en Florida, a pesar de la ordenanza en el Reino Unido de una cuarentena total ante la nueva cepa del virus que fue descubierta en las islas.


Murray, de 33 años, había anunciado su retiro del tenis profesional en Melbourne en 2019 debido a constantes lesiones en su cadera, e incluso dudaba de si podría llegar a Wimbledon a disputar su último torneo. Sin embargo, el escocés se realizó un reemplazo de cadera en Londres, volviendo a la actividad en Queen's Club ese mismo año. Murray no compite desde Roland Garros, tras sufrir una tendinitis en el psoas derecho.


El actual 123 del orbe está en constante comunicación con el director del torneo y presidente de Tennis Australia, Craig Tiley, para ver si podrá llegar a Australia en una fecha posterior tras un PCR negativo, pero aquella posibilidad es incierta.


Keys también arroja positivo y se borra del torneo, Sandgren consigue un permiso especial


Por su parte, la tenista estadounidense Madison Keys anunció que tras dar positivo por COVID-19, no viajará a Australia a disputar el primer Major del año. "Estoy decepcionada de no poder jugar en las próximas semanas luego de entrenar duro en la pretemporada y sabiendo que Tennis Australia y los tours hicieron todo lo posible para que estos eventos se llevaran a cabo", publicó en sus redes sociales, antes de agregar que regresaría al circuito en febrero próximo.


El también estadounidense, Tennys Sandgren, pudo volar a Australia pese a ser positivo en su último PCR, sugiriendo que no podría viajar a intentar repetir su actuación de 2020, donde tuvo siete match points a favor frente a Roger Federer en Cuartos de Final.


El norteamericano había tenido COVID en noviembre, sufrido los síntomas, pero pese a seguir arrojando positivo en los testeos, podría viajar, debido a que su cuerpo estaba en el proceso de eliminar el virus, no era un agente de contagio según expertos locales, y estaba autorizado a volar.


Finalmente, el español Carlos Moyá, entrenador de Rafael Nadal, anunció que no viajará a Australia por motivos familiares. En Adelaida, el manacorí es acompañado por Marc López y Francisco Roig.

41 vistas0 comentarios