De Anita a Delpo: Los latinoamericanos campeones en el US Open




A lo largo de la historia del Abierto de los Estados Unidos, anteriormente conocido como el US National Championships, el tenis latino ha protagonizado distintas historias de éxitos. Seis de ellos, consiguieron la gloria: Cuatro lo lograron en el antiguo estadio de Forest Hills, mientras que dos de ellos, ambos argentinos, lo hicieron en Flushing Meadows.


Anita Lizana (Chile) - 1937




La primera tenista, dama o varón, de esta parte del mundo, que conquistó un torneo de Grand Slam, fue la 'Ratita' Anita Lizana. La oriunda de la Quinta Normal, jugó por primera y única vez en Forest Hills en 1937, consiguiendo el título sin ceder sets, algo que solo Emma Raducanu en 2021 pudo igualar. En la final, la especialista en drop shots se impuso a la polaca Jadwiga Jedrzejowska por 6-4 y 6-2, coronándose también como la número uno del mundo por las diversas revistas especializadas de la época.


María Esther Bueno (Brasil) - 1959, 1963, 1964, 1966





Si Pelé es 'O Rei', sin lugar a dudas que María Esther Bueno es 'A Rainha'. Ganadora de siete torneos de Grand Slam en Singles, consiguió otros doce títulos de la categoría en dobles y dobles mixtos. La tenista nacida en Sao Paulo, alcanzó un estatus de heroína en Brasil luego de levantar los títulos de Wimbledon y el US Open en 1959, convirtiéndose en la segunda sudamericana en ser la número uno del mundo. Otros tres títulos más en Forest Hills agigantaron su leyenda, sumados a cuatro trofeos en dobles, categoría en la cual una de sus víctimas favoritas fue Billie Jean King, quien en numerosas ocasiones la catalogó como su ídola. Además de todos esos logros, y como prueba de su regularidad, Bueno alcanzó los Cuartos de Final en los 26 primeros torneos de Grand Slam que disputó, entre 1958 y 1967.


Rafael Osuna (México) - 1963




Hoy en día, es impensado que un tenista mexicano pueda ganar un torneo de Grand Slam, con apenas un tenista en el Top 500. Sin embargo, en los años 60, fue posible gracias al 'Pelón' Rafael Osuna. Un producto de la NCAA, el azteca llegó a cinco semifinales consecutivas en Forest Hills entre 1961 y 1965, triunfando en 1963, tras superar por 7-5 6-4 y 6-2, convirtiéndose en número uno del mundo. El año anterior, Osuna había liderado a México hasta la final de Copa Davis, siendo el primer equipo latinoamericano en alcanzar dicha instancia. Sin embargo, su carrera fue cortada por la tragedia: Casi seis años después de su histórica victoria en Nueva York, Osuna falleció en un accidente aéreo cuando viajaba desde la Ciudad de México hacia Monterrey, en junio de 1969.


Guillermo Vilas (Argentina) - 1977



El Gran Willy conquistó el US Open en el último torneo disputado en Forest Hills, y el último también que se jugó en arcilla verde. Vilas estaba en medio de una racha histórica en canchas lentas, ganando 53 partidos consecutivos, la cual se pensó que sería imbatible, hasta que llegó un tal Rafael Nadal. El argentino derrotó en una histórica final a Jimmy Connors, por 2-6 6-3 7-6 y 6-0, y se pensó que con aquel título, sumado al que consiguió en Roland Garros y el haber alcanzado la final del Australian Open, le bastaría con alcanzar el número uno del mundo de la ATP. lo cual no logró. Han pasado 45 años, y la lucha para que el zurdo sea reconocido como tal, sigue vigente.


Gabriela Sabatini (Argentina) - 1990





Pocas tenistas pueden decir que con 20 años ya son cara visible del circuito. Para 1990, Gabriela Sabatini ya acumulaba ocho semifinales de Grand Slam, alcanzando la final del US Open 1988, además de la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Seúl ese mismo año. Ambas caídas en definiciones fueron a manos de Steffi Graf. En 1989, llegó a semifinales en Nueva York, pero volvió a caer ante la alemana. Pero la tercera sería la vencida: Luego de no perder sets hasta las semifinales, Gaby jugó su mejor tenis para superar por 6-2 y 7-6 a Graf ante un Estadio Louis Armstrong repleto, convirtiéndose en la tercera y hasta ahora, última mujer sudamericana en levantar un título de Grand Slam a nivel femenino.


Juan Martín del Potro - 2009




Entre lágrimas, Juan Martín del Potro se despidió del US Open 2008 luego de caer en Cuartos de Final ante Andy Murray. El argentino había hecho una excepcional temporada de verano en las canchas duras de Estados Unidos, aprovechando las bajas por los Juegos Olímpicos de Beijing. Y volvería con hambre de más en 2009. En ruta a la final, Delpo no tuvo muchos inconvenientes, cediendo apenas dos sets, y barrió con Rafa Nadal en semis por un triple 6-2. En una electrizante final que debido a la lluvia, se jugó un lunes, la Torre de Tandil hizo gala de su impresionante derecha y se impuso a un renacido Roger Federer, que había retomado el número uno del mundo tras conquistar Wimbledon, por parciales de 3-6 7-6 4-6 7-6 y 6-2. Si no fuera por las malditas lesiones, seguramente habría vuelto a conquistar Nueva York en los años siguientes, y a pesar de su calvario, volvió a la final en 2018, su último gran año en el tour.


Fotos: Getty Images

69 visualizaciones0 comentarios