El drama de Etcheverry: Detenido en Europa y positivo por COVID antes de Santiago




El tenista Tomás Etcheverry (144°) es uno de los principales jugadores jóvenes de la nueva legión argentina. Ganador de los torneos Challenger de Perugia y Trieste, el trasandino ha escalado más de 100 posiciones en el ranking ATP esta temporada. Sin embargo, dos inconvenientes lo privaron de comenzar la recta final de año en Santiago, donde estaba inscrito para disputar las dos semanas de torneos en la capital.


En primer lugar, estuvo detenido por un día en Europa luego de haber sobrepasado el límite de permanencia en el continente. Posteriormente, tras haber arribado a Argentina tras ese inconveniente, dio positivo por COVID-19, debiendo realizar cuarentena.


Una vez finalizada su participación en el Challenger de Banja Luka, en Bosnia-Herzegovina, Etcheverry se prestaba a viajar a Polonia para jugar el torneo de Szczecin. Sin embargo, fue ahí donde el drama comenzó: "Tuve que cruzar por Alemania. Era todo normal hasta que, en el aeropuerto, cuando me pidieron el pasaporte, me hicieron a un lado de la fila de pasajeros. Estaba solo. No sabía bien lo que pasaba. Observé que hablaban entre las autoridades de migraciones hasta que se me acercaron dos integrantes de la Policía Militar. Sinceramente no entendía nada entre el idioma y todo lo que ocurría a mi alrededor, tuve mucho miedo", relató el argentino al diario El Día, en declaraciones recogidas por La Nación.


En migración, le explicaron que había excedido, por 23 días, el límite de permanencia en la Comunidad Económica Europea, que es de tres meses. Debido a ello, Etcheverry debía ser deportado.


Pero lo peor aún estaba por suceder: El tenista fue trasladado a una comisaría en la ciudad de Colonia, Alemania, en calidad de detenido, pudiendo hablar con su familia mientras la ATP intercedía por él ante las autoridades pertinentes. "Me trataron bien, pero me sentí como un delincuente. Ni bien me dijeron que estaba en libertad tomé el primer avión para volver a la Argentina", añadió Etcheverry.


Una vez liberado, volvió a su país, donde se encontró con otra sorpresa: Al ser testeado al arribar al aeropuerto de Ezeiza en Buenos Aires, arrojó positivo por COVID-19, debiendo estar aislado por diez días. Debido a esto, no pudo entrenar con normalidad y se perdió los dos torneos Challenger de Santiago, debiendo postergar su retorno al circuito para el torneo de Buenos Aires, la próxima semana.

248 vistas0 comentarios