La explosión de Auger-Aliassime: El rey de las canchas indoor en 2022




Previo al ATP 500 de Rotterdam de este año, Félix Auger-Aliassime llevaba ocho finales ATP jugadas en tres años, perdiendo todas sin ganar un solo set. Sin embargo, 2022 se transformó en el año donde el joven canadiense finalmente se sacó la mala racha, ganando cuatro títulos, todos en cancha dura bajo techo, y los tres últimos en semanas consecutivas.


Esta porción de la temporada, que solía jugarse antiguamente en canchas de carpeta, hicieron presagiar un gran éxito, como lo fue el cierre de la temporada 2004 de Marat Safin, ganando los Masters Series de Madrid y París. El ruso abrió 2005 jugando a un nivel memorable, coronándose en el Australian Open.


Tal como el ruso, Auger-Aliassime tiene un potente juego, si bien no con el revés que poseía Safin, uno de los mejores de todos los tiempos, la intensidad de su tenis es la marca registrada, lo cual se ha visto reflejado en el árduo trabajo de las últimas dos temporadas, donde añadió al legendario Toni Nadal a su equipo, quien lo acompaña en selectos torneos, junto a su coach Frederic Fontang, y su kinesiólogo, el chileno Andrés Vial.


En canchas bajo techo, Auger-Aliassime tiene un registro de 25-6 esta temporada, contando los duelos de ATP Cup que se disputaron en el Qudos Bank Arena de Sydney, así como los encuentros por Copa Davis y Laver Cup. De esas 25 victorias, seis fueron ante tenistas Top Ten, dos de ellas sobre Carlos Alcaraz, número uno del mundo, y una sobre Novak Djokovic.


Lo más importante del año del canadiense, claramente, fue romper esa barrera que significaban las finales perdidas. Clave fue el triunfo en la ATP Cup logrado por su país en el inicio del año, donde superó a España en la final. Luego de haber estado muy cerca de derrotar a Daniil Medvedev en Cuartos de Final del Australian Open, llegó el ansiado primer título ATP en el 500 de Rotterdam, donde Félix se impuso de forma contundente a Stefanos Tsitsipas en la definición. Lo obtenido en el puerto neerlandés fue crucial para consolidarlo dentro del Top Ten, donde ha estado prácticamente toda la temporada.


Si bien, hasta el US Open tuvo un año irregular, cayendo tempranamente en Wimbledon y Nueva York, todo hizo click en la Copa Davis. Si bien perdió sorpresivamente ante Soonwoo Kwon en su estreno, tras superar a Carlos Alcaraz, flamante número uno del mundo, Auger-Aliassime comenzó a demostrar que estaba hecho para grandes cosas. Con mucha soltura, se impuso a Djokovic en la Laver Cup en un punto bisagra para entregarle el título al equipo del Resto del Mundo por primera vez, y si bien tuvo un traspié en Astana, la temporada indoor fue suya de ahí en adelante.


Trece victorias consecutivas, perdiendo solo tres sets, han sido el resumen de sus tres títulos ATP en las últimas semanas, en Florencia, Amberes y Basilea. La velocidad de las pistas, sumada a la falta de factores externos, como el viento o la temperatura, complementa perfectamente su juego, donde desplega una impresionante velocidad y una soltura de brazo que le permite jugar con muchísima potencia. Dos ATP 250 y dos 500 en estas condiciones son prueba de ello, pero aún falta lo más importante: Lograr constancia y regularidad en los torneos Masters 1000 y Grand Slam. París Bercy, las ATP Finals y Copa Davis serán el gran apronte de cara a un 2023 que puede marcar un antes y después en la carrera de Félix Auger-Aliassime.


Foto: Gabriel Monnet / AFP

60 visualizaciones0 comentarios