Serena, Azarenka y Pironkova: El US Open de las “Super Mamás”

Actualizado: nov 2



Al menos una mamá será finalista en el US Open. Serena Williams y Victoria Azarenka se verán las caras este jueves en horario estelar por un cupo en la gran final, con la norteamericana buscando ese esquivo Grand Slam número 24, habiendo fallado en sus dos últimos intentos en Nueva York. La bielorrusa, por su parte, habiendo pasado por un infierno para obtener la tuición de su hijo Leo, finalmente disfruta de su tenis, habiendo ya ganado en Cincinnati, y busca una nueva final en Nueva York, torneo donde fue finalista en 2012 y 2013, donde precisamente cayó ante la menor de las hermanas Williams.


Además, este US Open tuvo como testigo el regreso de Kim Clijsters a los Grand Slams tras ocho años de ausencia, siendo la belga una de las tres tenistas en conseguir un título Major tras su maternidad, y a la inspirada Tsvetana Pironkova, quien le dio durísima batalla a Serena en los Cuartos de Final, sin haber competido desde Wimbledon 2017. Con solo un torneo jugado, la búlgara que demostró un gran nivel durante estas últimas semanas escalará al puesto 135 del mundo.


“Es definitivamente uno de los momentos más especiales de mi carrera (…) Ha sido un largo viaje, uno genial, y lo sigue siendo. Me siento privilegiada de estar acá y ser capaz de jugar mi deporte favorito en un estadio tan grande”, comentó la búlgara. “Por supuesto que me habría encantado tener a mi hijo conmigo, pero debido a estas circunstancias decidimos que era más seguro que se quedara en casa por estas dos semanas, lo que ha sido un desafío”, agregó.

Por su parte, Serena Williams, que ganó su último Grand Slam en Australia el 2017 estando embarazada, tuvo muchísimas dificultades en su parto, pero apenas en su cuarto torneo de regreso llegó a la final en Wimbledon. “Cuando te conviertes en madre, superas tantas cosas para serlo. Y además siento que la edad es cómo te sientes mentalmente, cómo está tu cuerpo y lo capaz que eres de mantenerte físicamente”, aseveró.


Azarenka, que al igual que Serena, se encuentra en la burbuja junto a su hijo, le propinó una paliza a Elise Mertens en los Cuartos de Final, venciéndola por 6-1 y 6-0. Antes de llegar a Cincinnati, la bielorrusa no ganaba un partido desde Agosto de 2019. “Me tomó mucho tiempo el llegar hasta acá, con muchas dificultades, mucho por entender para tomar este camino. Pero estoy aquí y estoy feliz. Puedo decir que esta es la parte más emocionante para mí, estar en una semifinal de un Grand Slam es una bendición de seguro, es una tremenda oportunidad. La manera en la que me siento conmigo misma, con mi tenis, con mi vida, es mi mayor victoria por ahora”, reveló la ex número uno del mundo.

© 2020 SÉPTIMO GAME.